378. Inversiones a largo plazo rentables

Una inversión a largo plazo es, en un sentido estricto, una inversión que se mantendrá en el tiempo por un periodo superior a un año. En general más de 5 años.

👉 Aquí tienes el podcast de esta semana. Lo puedes escuchar en formato audio o leer en formato texto. (Nota, no siempre el texto se corresponde con el podcast). 🎧

🎧 Podcast de Quiero Ser Rico 🎧

▶ También me puedes seguir en iVoox, SpotifyApple Podcast, Google Podcast, Amazon music y Spreaker.

Si necesitas más información pásate por mis cursos de finanzas personales en academia de Quiero Ser Rico y mi servicio de coach de finanzas personales.

Para mejorar tus Finanzas Personales es aquí 👇

¿Qué son las inversiones a largo plazo Rentables?

Este tipo de inversiones requieren paciencia por parte del inversor, pues si bien son inversiones rentables a largo plazo puede que a corto y medio plazo no ofrezcan rentabilidad alguna.

En general son inversiones con rentabilidades muy interesantes, aportan estabilidad a nuestro porfolio y en muchos casos nos permiten un estilo de inversión mucho más pasiva.

Beneficios de las inversiones a largo plazo

Las inversiones a largo plazo brindan beneficios a través del crecimiento sostenido del capital y ventajas fiscales. 

Con estrategias adecuadas, es posible minimizar riesgos a lo largo de los años. Algunas opciones rentables incluyen acciones de empresas sólidas, bonos del gobierno, fondos de inversión y propiedades inmobiliarias. 

Es fundamental considerar las fluctuaciones del mercado y adaptar estrategias al perfil del inversor. 

Tipos de inversiones rentables a largo plazo

Inversiones inmobiliarias

La inversión inmobiliaria consiste en la adquisición de propiedades inmobiliarias con el propósito de generar beneficios a largo plazo, ya sea a través de alquiler, reventa o de la revalorización del activo.

Esta inversión puede realizarse a través de la compra directa de una propiedad o a través de instrumentos financieros como fondos de inversión inmobiliarios o bienes raíces cotizados en bolsa (REIT, por sus siglas en inglés).

La inversión inmobiliaria, aunque se pueda considerar una forma sencilla y “antigua” de invertir, tiene enormes ventajas.

El alquiler por ejemplo, permite disfrutar de una generación de flujos de efectivo pasivos. 

Sin embargo, no todo es positivo, siempre está presente la posibilidad de una caída en el mercado inmobiliario o la inesperada obligación de cubrir gastos de mantenimiento o reparación de la propiedad. 

En el caso de los alquileres, suelen resistir mucho mejor problemas en el mercado. Aunque todo depende del tipo de propiedad y negocio. Por ejemplo, el alquiler turístico puede sufrir mucho más en medio de una crisis. Sin embargo, las propiedades de clase-media alta pueden bajar su rentabilidad pero será mucho más difícil tenerlas vacías.

En los negocios relacionados con la reforma básica y venta, puede que en la actualidad sea un excelente negocio, pero si en medio de la operación hay una caída del mercado te puede dejar atrapado.

Otro aspecto negativo es que en general se necesita un alto capital inicial.

Las inversiones con instrumentos financieros como Fondos de inversión, ETF, acciones de REIT o inversiones de crowdfunding inmobiliario a corto plazo son más sensibles de tener bajadas del mercado, aunque en general tienen muy buen comportamiento a largo plazo. 

Acciones de empresas sólidas y rentables

Son empresas bien establecidas, financieramente sólidas que generan unas ganancias estables. A menudo paga dividendos a los accionistas. Es decir, son acciones de empresas con dividendos.

Empresa conocida. Estas empresas son (relativamente) bien conocidas entre el público en general o el inversor, tienen un nombre «familiar».

Empresa segura. Estas acciones son inversiones relativamente seguras porque tienden a tener un resultado relativamente bueno tanto en los períodos de auges como en las caídas económicas. Las finanzas de la compañía también son estables.

Empresa bien establecida. Estas acciones a menudo se incluyen en los principales índices del mercado de valores, ya sea en los EE. UU., o con otros índices mundiales. Estas empresas han operado durante años y a menudo décadas. 

En resumen: Apple, Boeing, Caterpillar, Coca-Cola, IBM, Goldman Sachs, Exxon Mobil, Intel, McDonald’s, Microsoft, Nike, Visa, Walmart, Walt Disney.

Inversión en dividendos: la «estrategia tranquila» de ‘buy and hold’ para ahorrar sin prisa pero sin pausa.

Invertir en dividendos es una de las estrategias de inversión en bolsa más adecuadas para que la mayoría de gente pueda alcanzar la independencia financiera. La razón es que es una estrategia simple porque consiste en escoger empresas en base a unos criterios bastante claros, reinvertir los dividendos y ser pacientes. El tiempo y el interés compuesto harán el resto. La ventaja de esta inversión es que los dividendos suelen ser mas estables que la cotización y al recibir de forma regular los dividendos se puede tener la certeza sin lugar a dudas de cuando se llega a la libertad financiera. 

El value investing es una estrategia de inversión que consiste en identificar acciones bursátiles de compañías que estén infravaloradas y, por tanto, tengan potencial de crecimiento a largo plazo. Y es que, hay varios motivos que pueden hacer que las acciones de una empresa coticen a una valor inferior del que realmente tienen, como haber tenido malos resultados económicos durante los últimos años debido a un cisne negro.

Esta estrategia se basa en la premisa de que los mercados financieros son eficientes a largo plazo, defiende que la bolsa tiende a comportarse de una forma más irracional en el corto plazo y que es en el largo plazo donde el precio de las acciones refleja su verdadero valor.

En definitiva, la inversión en valor consiste en comprar acciones infravaloradas y esperar a que alcancen su valor real para obtener beneficios. Sin embargo, elegir compañías sólidas, descubrir industrias subvaloradas y tener la capacidad de valorar todos los factores externos puede no resultar fácil al inversor, y ahí reside el mayor desafío de esta táctica.

Fondos de inversión de gestión activa

La gestión activa o inversión activa es el proceso de inversión a través del cual el gestor de un fondo de inversión busca y selecciona activos financieros basado en su propio criterio y análisis, con el objetivo de conseguir unas rentabilidades superiores a las del mercado. Es lo opuesto a la gestión pasiva.

Fondos de inversión indexados

Los fondos indexados, o fondos índice, son instituciones de inversión colectiva de gestión pasiva, que intentan replicar un índice determinado (IBEX 35, S&P 500, Eurostoxx 50, etc…) en vez de batirlo, tal y como intentan los fondos de inversión de gestión activa. 

Su mayor ventaja es que sus comisiones suelen ser más bajas, ya que requieren menos actividad por parte del gestor. Y este puede ser también su mayor inconveniente, porque dependen completamente del índice que replican, si bien la gran mayoría de gestores no consiguen batir a su índice de referencia a largo plazo. 

Renta fija, bonos de deuda pública

La Renta Fija es un producto de inversión que ofrece acceso a deuda de compañías o instituciones. Por tanto, son productos que reconocen la existencia de una deuda para la entidad que los emite. 

El inversor en un producto de renta fija se convierte en acreedor de la entidad emisora del producto. Ejemplos de renta fija son bonos, obligaciones, etc. Es decir, invertir en Renta Fija significa prestar dinero a compañías o instituciones públicas, convirtiéndose en acreedor o prestamista de las mismas.

Este tipo de inversión permite conocer la rentabilidad y el horizonte temporal desde el inicio y algunos permiten recibir pagos de intereses periódicos. La inversión tiene un vencimiento definido, y el capital invertido generalmente se recupera a vencimiento En algunos casos el capital se recupera a lo largo de la vida de la inversión.

La cuantía de los intereses y su fecha de pago están, en la mayoría de los casos definidos desde el inicio.

La Renta Fija confiere derechos económicos al inversor (no derechos políticos) frente al emisor. En caso de liquidación de la sociedad, el acreedor (inversor en Renta Fija) tiene prioridad frente a los accionistas (inversor en Renta Variable).

Esta inversión es recomendable en épocas con tipos de intereses altos.

Por ejemplo, Joe Dominguez uno de los autores del libro La bolsa o la vida, se retiró a los 30 años después de trabajar unos años como broker y vivió el resto de su vida con los intereses generados por sus inversiones en bonos del gobierno.  

Otras inversiones rentables a largo plazo

Existen más formas de inversión a largo plazo con rentabilidades aseguradas. Estas que te acabo de comentar son las más habituales y las más sencillas para la mayoría de los ahorradores e inversores.

Si bien, debo recordar que sean rentables a largo plazo no significa que a corto plazo puedas perder dinero o si inviertes en malos momentos la cosa no funcione como debería. 

Riesgos a tener en cuenta con las inversiones a largo plazo para asegurar ser rentables

La inversión a largo plazo choca con el problema de las fluctuaciones del mercado en el corto plazo. 

Muchos inversores que afrontan el proceso de inversión sin una estrategia definida a largo plazo y se pueden encontrar de pronto sufriendo pérdidas que no son capaces de soportar

Su sensación es que esas pérdidas van a continuar aumentando de forma indefinida, que se abre un abismo sus pies. 

La falta de estrategia y asesoramiento adecuado para entender lo que cabe esperar del largo plazo les lleva normalmente a vender en el peor momento. 

Les falta un punto de apoyo que les permita mantener la confianza en que sus inversiones sigan su curso, que van a poder superar la fase de turbulencias. 

Para poder aguantar esas fluctuaciones hacen falta dos condiciones: 

  • tener una exposición acorde a la tolerancia al riesgo de cada uno,
  • tener claro que nuestro horizonte de inversión es realmente a largo plazo.

Repito, el mayor riesgo en las inversiones a largo plazo es el inversor. Un inversor que no confía en su estrategía, que no sabe lo que hace y cuando las cosas van mal, duda y cambia de opinión.

La inversión a largo plazo funciona, lo que no funciona es la estrategia del inversor. 

Perfiles de inversores adecuadas a la inversión a largo plazo

El perfil del inversor se define por la relación entre el riesgo que se está dispuesto a asumir y la rentabilidad que se espera obtener

En otras palabras, es el tipo de inversión que se elige de acuerdo a las preferencias o la situación personal. 

Por ejemplo, si una persona tiene poco capital y quiere limitar al máximo la posibilidad de perderlo, elegirá invertir su dinero con bajo riesgo. Por tanto, su perfil de inversor será conservador.

Saber qué perfil de inversor eres es crucial para poder escoger el producto de ahorro o inversión más acertado. 

De hecho, es el primer paso para invertir, lo que significa que debes preguntarte qué riesgo y ganancia quieres. Solo respondiendo a esta pregunta podrás encontrar la opción más adecuada para ti. Y es que, si inviertes en productos bancarios que no se ajustan a tu perfil de inversor, lo más probable es que no estés satisfecho con los resultados.

Las características que definen el perfil de un inversor son las siguientes:

Rentabilidad esperada: la primera característica que define el perfil de un inversor es la rentabilidad que espera obtener. Este elemento está bastante relacionado con el siguiente, ya que la rentabilidad y el riesgo suelen ir de la mano. Es decir, a mayor riesgo, la rentabilidad puede ser más alta; y a menor riesgo, suele ser más baja.

Tolerancia al riesgo: como decíamos, el riesgo que un inversor decide asumir va ligado al rendimiento que espera. Generalmente, las personas que necesitan ese dinero y solo desean rentabilizar a corto plazo contratarán un producto de bajo riesgo.

Horizonte temporal: ¿Cuánto tiempo quieres que dure la inversión? ¿Hasta cuándo estás dispuesto a prescindir de tu dinero? Imagina que tu objetivo es comprar una vivienda en dos años y decides rentabilizar tu capital mientras tanto. En este caso, buscarás una inversión a corto plazo que te permita generar intereses y recuperar tus ahorros después de ese plazo.

Situación financiera: si dispones de un capital elevado y tu meta es rentabilizarlo lo máximo posible, puedes destinar una parte a productos de alto riesgo. Pero ¿qué pasa si próximamente necesitas los pocos ahorros que tienes para hacer frente a algunos pagos? En el primer caso, podrás invertir en bolsa; en el segundo, solo podrás optar por productos muy líquidos y de bajo riesgo, como una cuenta de ahorro. Por tanto, tu situación financiera también determina tu perfil de inversor.

Perfil conservador

El perfil de inversor conservador prefiere la seguridad al riesgo. Aunque implique que sus ahorros generen menos intereses. 

El objetivo es rentabilizar su capital sin ponerlo en riesgo, por eso, elige productos de renta fija y activos financieros muy líquidos.

Perfil moderado

El perfil de inversor moderado, o perfil medio, está dispuesto a aceptar algo de incertidumbre para conseguir un mayor beneficio. 

Busca el equilibrio entre rentabilidad y riesgo. Suele invertir una parte de sus ahorros en productos de renta fija y una otra cantidad en renta variable. 

Es el perfil clásico de la cartera 60/40 con una pequeña parte en productos de ahorro como depósitos o cuentas remuneradas para su fondo de emergencia

Perfil agresivo

Por último, el perfil de inversor agresivo escoge una alta incertidumbre para poder obtener rentabilidades más elevadas.

Invierte más del 90 % de su capital en renta variable. 

Para reducir el riesgo invierte en otros activos que reaccionan a los movimientos del mercado de forma diferente, es decir activos descorrelacionados. 

Rentabilidades realistas en la inversión a largo plazo

Las inversiones a largo plazo ofrecen la posibilidad de obtener un crecimiento de capital a lo largo del tiempo. 

A diferencia de inversiones de corto plazo, donde las inversiones conservadoras no son volátiles. Las inversiones a largo plazo suelen ser mucho más volátiles en el corto plazo, pero a largo plazo aprovechan el crecimiento económico y generan rendimientos mucho más interesantes.

Además del crecimiento del capital, las inversiones a largo plazo también ofrecen ventajas fiscales significativas. En muchos países, existen incentivos fiscales para aquellos que mantienen sus inversiones por un periodo prolongado, como la reducción de impuestos sobre las ganancias de capital. 

Si bien esto depende del país, las inversiones a largo plazo se benefician al estar invertido y al no vender no hay beneficio (este beneficio es latente,no se hizo efectivo) por tanto no hay pago de impuestos y ese ahorro temporal de impuestos se traduce la generación de beneficios y beneficios sobre los beneficios. 

A su vez, en las inversiones de largo plazo, se generan menos comisiones o impuestos relacionados con compras y ventas más frecuentes. 

Estrategias para reducir el riesgo y aumentar la rentabilidad 

Una de las grandes ventajas de las inversiones a largo plazo es la capacidad de implementar estrategias que ayuden a minimizar los riesgos a lo largo del tiempo. Algunas de las estrategias más efectivas son:

Diversificación de activos de la cartera:

No invertir todo tu dinero en el mismo activo y no invertir en los mismos tipos de activos es una forma de asegurarse que si algo va mal con esa inversión otra parte de tus inversiones van a estar

Esto es lo que popularmente se le conoce como no poner todos los huevos en la misma cesta..

Rebalanceo periódico

Ajustar el peso de las inversiones en la cartera de forma regular puede ayudar a mantener el equilibrio y gestionar los riesgos.

Si antes te comentaba lo de diversificar la cartera, lo habitual es que con el paso del tiempo algunas inversiones se comporten mucho mejor que la media y otras peor. 

Lo más normal es que antes o después regresen a la media. Y mientras no lo hagan no estás correctamente diversificado. El rebalancear la cartera te va a permitir generar un extra de rentabilidad a la vez que reduces el riesgo. 

Asesoramiento profesional

No soy muy favorable a los expertos financieros. Si bien contar con el apoyo de un asesor financiero capacitado puede brindar orientación experta y ayudar a tomar decisiones informadas. Para un inversor novato puede ser complicado diferenciar entre un buen asesor y un charlatán. 

Seguimiento y control de tus inversiones a largo plazo

Monitorear regularmente el rendimiento de las inversiones y realizar ajustes según sea necesario puede ayudar a maximizar los resultados a largo plazo y minimizar los riesgos.

No se necesita estar constantemente supervisando tus inversiones pero sí llevar un cierto control. Dependiendo del estilo de la inversión este seguimiento y control puede ser más necesario. 

Diversificar temporalmente (DCA)

Promedio de Costo en Dólares (Dollar Cost Averaging), es una estrategia de inversión que implica invertir regularmente una cantidad fija de dinero en intervalos predeterminados. 

Existen algunas variantes del DCA pero en todo caso implica realizar aportaciones a tus inversiones de forma constante. Y esta estrategia tan sencilla tiene  grandes ventajas: 

Reducción del Impacto de la Volatilidad del Mercado: se compran más acciones cuando los precios son bajos y menos cuando son altos. Esto reduce el impacto general de la volatilidad del mercado en la inversión.

Mitigación del Riesgo de Tiempos (Timing): Es difícil cronometrar el mercado de manera precisa y tomar decisiones de inversión rentables de manera consistente. DCA elimina la necesidad de seguir el mercado, ya que se invierte regularmente independientemente de si el mercado está al alza o a la baja. Esto reduce el riesgo asociado con tomar decisiones de tiempos de inversión deficientes.

Disciplina y Regularidad: DCA implica disciplina en los inversores al animarlos a seguir un programa regular de inversión. Esta consistencia puede ayudar a los inversores a evitar reacciones emocionales a los movimientos del mercado a corto plazo y a mantener el enfoque en sus objetivos de inversión a largo plazo.

Acumulación de Riqueza a Largo Plazo: Dado que DCA implica un compromiso a largo plazo. Permite asegurarse de cumplir con la estrategia de largo plazo.

Costo Promedio por Acción Más Bajo: DCA resulta en la compra de más acciones cuando los precios son bajos y menos cuando los precios son altos. Esto lleva naturalmente a un costo promedio por acción más bajo con el tiempo. Te invito a que veas mi tutorial sobre el DCA en donde puedes comprobar que las matemáticas detrás de esta fórmula ya permiten generar rentabilidad aunque el propio mercado no la proporcione.

Experiencia Emocional Más Suave: DCA puede ayudar a los inversionistas a evitar tomar decisiones emocionales basadas en movimientos del mercado a corto plazo. En lugar de reaccionar ante las fluctuaciones del mercado, los inversionistas pueden adoptar un enfoque más medido y racional, reduciendo potencialmente el estrés y la ansiedad asociados con la inversión.

Accesibilidad para Pequeños Inversionistas: Dollar Cost Averaging es especialmente accesible para pequeños inversionistas que pueden no tener una suma de dinero considerable para invertir de una sola vez. Les permite a las personas comenzar a invertir con una cantidad modesta e incrementar gradualmente su cartera con el tiempo.

Es importante tener en cuenta que, si bien dollar cost averaging tiene sus ventajas, no garantiza ganancias.

Y una cosa más, La clave de las inversiones a largo plazo para ser rentables

En este podcast hemos visto que hay inversiones que a largo plazo son rentables. Son siempre (o casi siempre) rentables. El problema generalmente está más del lado del inversor que de la parte de la inversión en sí.

También hemos visto que estrategias muy sencillas como el DCA pueden ayudar tanto a mejorar un poco la rentabilidad de nuestra inversión como a su vez a reducir el ruido y las preocupaciones que pueden venir del mercado. 

Ahora podría aprovechar para decirte que mi forma de invertir es la mejor y que el resto no sirven. Pero eso no es cierto. Mi forma de invertir se adapta a mi perfil en la actualidad. Y tú debes buscar la tuya. Por cierto, aquí puedes ver cómo invierto yo. 

La inversión a largo plazo tiene enormes ventajas que no tiene la inversión a corto plazo. Y si estas pensando en la libertad financiera o la menos en tener tranquilidad financiera deberías dejar de perder el tiempo en inversiones a corto y enfocarte en la inversión a largo plazo. 

Si no quieres perderte ninguno de mis contenidos suscríbete a mi lista de correo.

Para mejorar tus Finanzas Personales es aquí 👇

Y esto es todo, la semana que viene te espero por aquí con un nuevo podcast.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio