29. Ingresos pasivos de pagos por dividendos

Aquí tienes el podcast nº 29 Ingresos pasivos de pagos por dividendos. O puedes leerme.

También me puedes seguir en iVoox, Spotify  Apple Podcast.

¿Por qué invertir en dividendos? No sabes si puede ser una buena estrategia invertir empresas que reparten dividendo. Aquí te resuelvo todas tus dudas.

Cuando hablamos de ingresos pasivos y de rentas periódicas a través de la bolsa, rápidamente se cuelan en nuestra mente los famosos dividendos. Hemos oído que muchos grandes inversores ganan millones con ellos. Pero, ¿Qué son exactamente? ¿son realmente un ingreso pasivo? ¿Es seguro invertir en dividendos?¿Qué características ofrecen y cómo podemos conseguirlos?

Que son los dividendos

En primer lugar, tenemos que saber que los dividendos nos serán entregados solo en el caso de que poseamos acciones de una empresa.

Cuando una empresa obtiene beneficios, en muchos casos se decide repartir una parte entre los dueños. En  caso de que la empresa cotice públicamente, los dueños son los accionistas, por lo que en el momento en que compramos una acción, adquirimos derechos sobre la empresa, entre ellos, el de recibir los dividendos que la empresa reparta.

No solo ocurre en el caso de las acciones cotizadas en bolsa: En una pequeña empresa en que seas el único dueño, también puedes repartir parte del beneficio de la empresa como dividendo, además de tu sueldo. Esto suele hacerse ya que el tratamiento fiscal es diferente, por lo que tiene ventajas fiscales.

¿Todas las empresas reparten dividendo?

Cuando una empresa obtiene un beneficio, tras pagar todas sus obligaciones, debe decidir qué hacer:

  • Utilizar sus beneficios para reinvertir en la propia empresa, mediante la ampliación de infraestructura, compra de maquinaria, etc;
  • o repartirlo entre los accionistas.

Esta decisión la tomará el Consejo de Administración. Normalmente se decide repartir una parte de esos beneficios, mientras otra parte se dedica a hacer crecer la empresa.

Para tomar esta decisión, es muy importante la tipología de empresa de la que estemos hablando. Si es una empresa pequeña y en crecimiento, como la típica tecnológica, lo más probable es que no reparta dividendo, ya que esos beneficios pueden hacer crecer mucho la empresa.

Si, por el contrario, es una empresa muy grande y asentada, hacer crecer aún más la empresa es bastante más complejo, por lo que probablemente decida repartir buena parte de los beneficios a sus accionistas

Un claro ejemplo de esto podría ser Coca Cola. Se trata de una empresa enorme que, entre otras cosas, comercializa comida y bebida. Conseguir que crezca mucho rápido es realmente difícil. Por ello, se decide repartir dividendo.

Tesla, una empresa en crecimiento y tecnológica, sin embargo, lo invertirá en desarrollar aún más su tecnología, que la haga aún más valiosa.

29. Ingresos Pasivos de pagos por dividendos

¿Cómo cobrar dividendo? Fechas importantes.

A la hora de invertir para recibir dividendos, es importante conocer cuál es el proceso por el cual se reparten.

En primer lugar, el consejo decide repartir uno o varios dividendos en un año en concreto, cosa de la que se informa con antelación al regulador correspondiente. Esta es la fecha de declaración, en que se conocerá cuánto se va a repartir y cuando. Una vez ha ocurrido esto, la empresa está legalmente obligada a repartirlo

Por otro lado, está la fecha de cierre de registro. Esta fecha se fija cuando se declara el reparto de dividendo, y supone el momento en que queda registrado quienes van a recibir el dividendo. Solo aquellos que posean las acciones antes del cierre de mercado en esta fecha lo recibirán.

La fecha de corte, también llamada fecha Ex-dividend, supone el último día en que pueden adquirirse acciones para recibir el dividendo. Se debe a que las liquidaciones físicas se demoran respecto al momento de la compra. En la práctica, suele ser el día anterior a la fecha de cierre. A partir de este momento, si compras estas acciones no recibirás el dividendo anunciado.

Tras todo esto, tenemos la última fecha: La ansiada fecha de pago, el momento en que recibiremos el ingreso del dividendo en nuestra cuenta.

En la práctica, cuando esperamos cobrar un dividendo, las acciones solemos mantenerlas en cartera durante años, por lo que no es vital conocer siempre estas fechas, pero en ciertos momentos puede resultar de importancia.

Algunas empresas reparten dividendo una sola vez al año, mientras otras lo hacen cada 3 o cuatro meses. En todos los casos al calcular la rentabilidad hay que tener en cuenta el total anual.

Tipos de dividendo

Si, así es. Hay varias formas de repartir dividendos. La más conocida es la de repartir, mediante transferencia, el dinero de los beneficios, como se había hablado antes.

Simplemente, tendremos que cobrar el dinero.

Pero hay otros sistemas para repartir dividendo:

Scrip Dividend, o “cobrar en acciones”.

De facto, se trata de una ampliación de capital por parte de la empresa. Emite nuevas acciones, y las reparte a los accionistas para que decidan qué hacer con ellas. Pueden venderlas, o quedarse con ellas. En caso de venderlas, puedes hacerlo a la misma empresa, o posteriormente en el mercado, aunque el precio puede ser diferente al original.

Para el accionista que vende, supone diluir su participación en la empresa (mantiene el mismo número de acciones pero hay más en circulación) mientras que el que las mantiene, conserva su participación en la sociedad.

Aquí, cada inversor tiene su opinión y deberá actuar conforme a sus intereses.

Recompra de acciones.

Una forma menos conocida y menos evidente de remunerar al accionista es mediante las conocidas como “recompras”.

En este caso, la empresa decide utilizar los beneficios que de otra forma se iban a repartir, para recomprar acciones de su propia compañía. Si bien puede parecer a priori que esto no es beneficioso ya que el inversor no recibe directamente nada, en realidad está volviendo más valiosas las acciones que ya posee.

De esta forma, puede suponer la forma más interesante de retribución al accionista, ya que no supone un coste fiscal para el inversor, que podrá diferir el pago de impuestos hasta la venta de las acciones. Esto es muy común en el mercado americano.

La “panacea” del dividendo:

Una vez conocemos cómo funciona el dividendo, a todos se nos ocurre lo mismo:

“Pero entonces, puedo comprar las acciones justo cuando pagan dividendos, cobrarlo, y luego venderlas. ¡Dinero fácil!”

Esto no funciona. El dividendo como hemos dicho, forma parte del dinero de la empresa hasta que lo reparta, por lo que al repartir, el dividendo se descuenta del precio de la acción. Es decir, que en ese momento tus acciones perderán el mismo valor que vas a cobrar de dividendo.

Lógicamente, el precio de la acción seguirá su comportamiento natural, independientemente de todo esto, por lo que si las acciones están subiendo, lo harán con dividendo o sin él. Pero esta triquiñuela nunca nos funcionará, nos quedaremos igual que al principio.

Ventajas del reparto de dividendo:

  • Aportan liquidez a nuestra inversión: Periódicamente obtenemos efectivo que podremos usar para reinvertir en más acciones o para diversificar en otras acciones o inversiones, sin necesidad de vender, generando interés compuesto.
  • Obtenemos rentabilidad sin vender nuestros activos: Mantenemos la gallina de los huevos de oro mientras vamos obteniendo efectivo para lo que deseemos.
  • Son una fuente de rentas periódicas para el que desee aumentar sus ingresos, de cara a vivir de sus inversiones o a tener un complemento para su pensión o sus gastos.
  • En muchos casos, las empresas que reparten dividendos se comportan mejor que aquellas que no lo hacen.

Inconvenientes del reparto de dividendos:

  • Fiscalmente pueden no ser la mejor opción. Tendremos que pagar impuestos por ellos aunque los utilicemos para reinvertir, lo que perjudica nuestro interés compuesto.
  • Descapitalización de la empresa: En caso de acciones de crecimiento, el dividendo podría utilizarse para reinvertir en la propia empresa.
  • En el caso del Scrip Dividend, hay una dilución del valor de las acciones que perjudica al accionista.

Cómo invertir en dividendos. Estrategias:

Muchos grandes inversores invierten en empresas que reparten dividendos. Y todos ellos tienen clara su estrategia. Algunos tienen estrategias que están centradas en los dividendos, y son éstas las que vamos a explicar. Por supuesto, en todas ellas no hay que tener en cuenta sólo el dividendo, sino otras características de la empresa.

#1 High Dividend, o inversión en Altos Dividendos:

En este caso buscaremos empresas con dividendos que superen un cierto umbral de rentabilidad, habitualmente superior al 5-6%. Tienden a ser grandes empresas con un buen historial de pago de dividendos, habitualmente de varios años. Suelen pertenecer a sectores defensivos del mercado (como energía, infraestructuras, etc). 

También pueden tratarse de empresas cíclicas que se encuentran en el momento bajo de su ciclo, por lo que la compra en ese momento supone una rentabilidad por dividendo muy alta y es buena inversión de cara a la revalorización cuando el ciclo económico marche a su favor.

Algunos ejemplos pueden ser los siguientes:

EmpresaSectorRPD
ChevronPetrolera5,40%
AltriaTabacalera7,20%
Safety Insurance GroupAseguradora4,60%
Store CapitalREIT4,10%

En este caso, son todas empresas del mercado americano. Obviamente, la rentabilidad por dividendo, depende del precio de la acción y del dividendo que la empresa esté repartiendo, por lo que puede variar cuando estés leyendo esto.

#2 Fondos de inversión de reparto:

Normalmente, cuando un fondo de inversión o ETF cobra los dividendos de unas acciones, tienden a reinvertirlos en el fondo. Son los que se llaman Fondos de Acumulación.

Sin embargo, hay un tipo de fondos que no hacen eso, sino que hacen un reparto de beneficios en forma de dividendo de forma similar a como lo haría una acción individual. Se les conoce como Fondos de Distribución, o fondos de reparto.

#3 Dogs of the Dow, o estrategia de “Los perros del Dow”:

Se trata de una estrategia cuyo único parámetro es la rentabilidad por dividendo de las empresas que componen el índice. Consiste en una estrategia de compra sistemática año tras año de las 10 empresas con mayor rentabilidad vía dividendos del Dow Jones. Así de sencillo.

Hay múltiples variaciones de esta estrategia, varias de las cuales superan la rentabilidad obtenida por la original que hemos descrito. Suelen incluir alguna regla más.

También pueden aplicarse estrategias similares a otros índices, como el SP500 o el Ibex 35 aunque la original está pensada exclusivamente para el Dow Jones Industrial Average.

Y una cosa mas

Hemos hecho un pequeño recorrido por varias estrategias de inversión por dividendo. A la hora de invertir en dividendos, no solo tenemos que tener en cuenta las rentas por dividendos. También deberemos tomar en cuenta la posible ganancia por la revalorización de las acciones. Esto puede traducirse en una mayor rentabilidad.

Por supuesto, se trata de una lista no exhaustiva, ya que hay tantas estrategias como personas. La inversión es algo muy personal, y debemos ser muy conscientes a la hora de llevarla a cabo. Puede ser un estilo de inversión muy beneficioso. Pero es muy importante recordar que no existe inversión exenta de riesgo, por lo que es importante formarnos y aprender lo máximo posible al respecto.

Y si tienes dudas o sugerencias deja un comentario o ponte en contacto conmigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba