367. Inversiones a corto y largo plazo

En este podcast te voy a contar las claves para diferenciar las inversiones en función de su plazo. Es importante no mezclar las inversiones a corto y a largo plazo, pues son inversiones que sus características son muy diferentes. 

Aquí tienes el podcast de esta semana. Lo puedes escuchar en formato audio o leer en formato texto. (Nota, no siempre el texto se corresponde con el podcast).

También me puedes seguir en iVoox, SpotifyApple Podcast, Google Podcast, Amazon music y Spreaker.

Y si quieres saber más de finanzas personales pásate por la academia de Quiero Ser Rico, y si necesitas una ayuda más personalizada puedo ser tu coach de finanzas personales.

Para mejorar tus Finanzas Personales es aquí 👇

Inversiones a corto y largo plazo

Las inversiones a corto plazo y las inversiones a largo plazo son estrategias diferentes, pero claves para maximizar tus ganancias y alcanzar tus metas financieras. 

Aprende las diferencias entre ambas. Y cómo tener una correcta gestión de tu cartera de inversiones.

En este podcast vamos a dejar claro cuales son tus objetivos y cómo debe ser tu toma de decisiones. 

¡No pierdas tiempo ni dinero, empieza a invertir de manera inteligente!

¿Qué son las inversiones a corto plazo?

Debes tener claro que no es lo mismo invertir a corto plazo como a largo plazo. Por tanto estamos hablando de cosas diferentes. 

Definición de inversiones a corto plazo

Las inversiones a corto plazo se refieren a aquellas en las que se busca obtener ganancias en un período de tiempo relativamente breve, generalmente de hasta un año. 

Estas inversiones suelen caracterizarse por ser más seguras y líquidas, lo que significa que puedes acceder a tu dinero rápidamente en caso de necesidad.

Personalmente a este tipo de inversiones, le llamó ahorro. Pues los riesgos que se asume son mínimos y los objetivos están más enfocados en el apartado de los gastos que en el hacer crecer el dinero.

Algunas opciones comunes de inversiones a corto plazo son los depósitos bancarios y las cuentas remuneradas. Los fondos monetarios e incluso las letras del Tesoro.

En todos los casos la posibilidad de recuperar menos dinero del invertido es prácticamente inexistente, salvo una gran catástrofe. 

Por otro lado, las rentabilidades son más modestas. 

¿Qué son las inversiones a largo plazo?

Definición de inversiones a largo plazo

Por otro lado, las inversiones a largo plazo son aquellas que se realizan con el objetivo de obtener beneficios en un horizonte temporal más amplio, normalmente superando el año. 

Aunque lo habitual es que cuando hablamos de largo plazo nos referimos a periodos de más de 5 años. 

Estas inversiones suelen involucrar un mayor nivel de riesgo, pero también ofrecen la posibilidad de obtener mayores rentabilidades.

Aquí la cantidad de activos en los que podemos invertir es mucho más grande. Y tenemos todo el mercado de la renta variable, desde acciones a fondos de inversión, pasando por diferentes vehículos de inversión. La inversión en inmuebles. Y por supuesto, la creación de un negocio propio.

Entre 1 y 5 años. ¿Inversiones a medio plazo?

Entre 1 y 5 años estamos un poco en terreno de nadie. Y en estos horizontes temporales lo habitual es usar una mezcla de inversiones a corto y largo plazo.

Veamos un ejemplo práctico. Estas ahorrando para comprar una vivienda dentro de 6 años. Estamos con una inversión a largo plazo, por tanto lo adecuado es usar instrumentos de inversión a largo plazo. Conforme se va acercando el plazo, lo suyo es ir transformando las inversiones a largo plazo en inversiones a corto plazo. Por ejemplo reduciendo el peso de renta variable de los fondos de inversión o ir vendiendo acciones e ir dejando del dinero en depósitos a plazo fijo. 

Diferencias entre inversiones a corto plazo y a largo plazo

A la hora de invertir, es importante entender las diferencias entre las inversiones a corto plazo y las inversiones a largo plazo. 

Estas diferencias radican principalmente en el plazo de vencimiento y los objetivos financieros que se persiguen.

Plazo de vencimiento

  • Las inversiones a corto plazo menos de un año. 
  • Las inversiones a largo plazo más de 5 años.

Objetivos financieros

Las inversiones a corto plazo; cubrir necesidades inmediatas. Desde imprevistos financieros a compras en fechas próximas.

Las inversiones a largo plazo; generar ganancias y beneficios. Están más orientadas a crecer el patrimonio así como cubrir necesidades financieras dentro de mucho tiempo, por ejemplo la jubilación. 

Productos financieros en inversiones a corto plazo

En las inversiones a corto plazo se usan productos que ofrezcan liquidez y seguridad. Es decir, poder disponer rápido del dinero en efectivo y tener garantías de que no se va a perder dinero. 

Las inversiones a corto plazo, buscan mantener el dinero protegido y disponible a la vez que se recibe una rentabilidad por el mismo. El objetivo principal nunca debe ser la rentabilidad.

Los productos financieros más usados son las cuentas de ahorro, las cuentas remuneradas, los depósitos a plazo fijo y los fondos monetarios. 

Productos financieros en inversiones a largo plazo

En las inversiones a largo plazo la liquidez deja de tener tanta importancia. Así como esa seguridad. 

El objetivo es maximizar la rentabilidad a largo plazo. Por lo que se puede asumir el riesgo de pérdidas a corto plazo. 

Es decir, que no importa tener un año malo con pérdidas si a largo plazo se preve una rentabilidad mayor que usando productos destinados al corto plazo.

Aquí la estrella son los fondos de inversión y la inversión en acciones. Pero también la inversión en inmuebles, en negocios, etc. 

Importancia de definir tus objetivos financieros

Para tener éxito en tus inversiones, es fundamental definir claramente tus objetivos financieros. 

Esto te ayudará a establecer la dirección adecuada y a tomar decisiones informadas en el corto y largo plazo.

Objetivos financieros a corto plazo

Desde un punto de vista más práctico los objetivos y metas de las inversiones a corto plazo son:

Ser el fondo de emergencias; ese dinero para solucionar problemas ocasionados por gastos imprevistos. 

Hacer frente a gastos importantes de los próximos meses. Como unas grandes vacaciones, el cambio de un vehículo, una reforma en casa o la entrada de una propiedad inmobiliaria.

Puede que en tu caso, no tengas ninguno de estos gastos previstos a corto plazo o sean cuantías poco importantes. Pero todos deberíamos tener siempre un fondo para imprevistos. 

Es decir, nunca quedarte sin inversiones a corto plazo. 

Objetivos financieros a largo plazo

Los objetivos financieros a largo plazo se enfocan en metas que deseas alcanzar en un horizonte temporal más amplio, generalmente de cinco años o más. Ejemplos comunes de objetivos a largo plazo incluyen en la compra de una vivienda, la educación universitaria de tus hijos o la jubilación. 

En algunos casos, contar con productos de inversión a largo plazo también nos sirve como muro para evitar gastar ese dinero que hemos ahorrado. 

El ir aportando regularmente a fondos de inversión (por ejemplo) aparta ese dinero de tu vista. A la vez que si flojeas en tus objetivos te supone tener que tomar acción y tener que esperar un tiempo, entre que vendes y a tener el dinero. Por lo que ya tienes que superar la pereza para hacerlo y luego no cambiar de idea. 

Vamos, que te sirve para evitar que te hagas trampas a ti mismo. 

Resumen de las inversiones a corto plazo

A menos de 1 año.

Productos líquidos, puedes recuperar tu dinero de forma rápida y sencilla.

La probabilidad de recuperar menos dinero del invertido es muy remota.

No se busca ganar a base de una buena rentabilidad. Sino conservar el capital y proteger al menos parcialmente de la pérdida por inflación. 

Los productos financieros más usados son las cuentas de ahorro, las cuentas remuneradas y los fondos monetarios. También se usan las letras del tesoro. Y algunos fondos de inversión más conservadores, aunque en este caso aumentan las posibilidades de tener pérdidas. 

Resumen de las inversiones a largo plazo

A más de 5 años.

Se prioriza la rentabilidad a largo plazo sacrificando liquidez y seguridad a corto plazo.

La probabilidad de tener pérdidas temporales en el corto plazo es elevada. A largo plazo, según el tipo de inversión las pérdidas pueden ser más o menos probables. 

El objetivo es rentabilizar el dinero aportado. Incluso se puede recurrir a apalancamiento financiero para aumentar la rentabilidad (por ejemplo con la inversión en inmuebles). 

Los productos financieros más usados son las acciones, los fondos de inversión y los inmuebles.  

La tolerancia al riesgo de cada inversor es clave. Un inversor más conservador que no lleva bien ver su cuenta en pérdidas, especialmente si las pérdidas son importantes, debe evitar ciertos productos de inversión. 

Y una cosa más, Diversificación e interés compuesto

Todos necesitamos cubrir los 2 horizontes de inversión. Tanto a corto como a largo plazo. 

Si bien el corto plazo, es más destinado al ahorro, a cubrir posibles necesidades de efectivo. Y el largo plazo está destinado a aumentar patrimonio y obtener rendimientos.

Es importante diversificar correctamente. Tanto desde el punto de vista temporal (con inversiones a corto y largo plazo) como con diferentes productos de inversión. 

Tanto en las inversiones a corto plazo como las de largo plazo, no debemos olvidar el efecto del interés compuesto. Unos pocos ahorros con una rentabilidad moderada a largo plazo pueden generar mucho más capital que el propio dinero aportado.

Si quieres conocer diferentes ingresos pasivos y las claves para conseguirlos, visita la academia de Quiero Ser Rico.

Si no quieres perderte ninguno de mis contenidos suscríbete a mi lista de correo.

Para mejorar tus Finanzas Personales es aquí 👇

Y esto es todo, la semana que viene te espero por aquí con un nuevo podcast.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio