366. Cómo hacer un plan de inversión personal ejemplo práctico

Vamos a hacer un plan de inversión y lo vamos a hacer con un ejemplo 100% práctico, al igual que hago con muchos clientes de la consultoría de finanzas personales.

Conoce los pasos clave para multiplicar tus ahorros y alcanzar tus metas financieras. 

Aprende a evaluar tu situación actual, definir estrategias de inversión y diversificar tus activos. 

Descubre cómo gestionar tus inversiones y minimizar riesgos. 

¡Vamos con el primer paso hacia la rentabilidad financiera!

Aquí tienes el podcast de esta semana. Lo puedes escuchar en formato audio o leer en formato texto. (Nota; no siempre el texto se corresponde con el podcast).

También me puedes seguir en iVoox, SpotifyApple Podcast, Google Podcast, Amazon music y Spreaker.

Y si quieres saber más de finanzas personales pásate por la academia de Quiero Ser Rico, y si necesitas una ayuda más personalizada puedo ser tu coach de finanzas personales.

Para mejorar tus Finanzas Personales es aquí 👇

¿Qué es un plan de inversión?

Un plan de inversión es una estrategia financiera que establece los objetivos, las metas y los pasos necesarios para maximizar los rendimientos de nuestros recursos financieros. 

En pocas palabras, es el camino que seguimos para hacer crecer nuestro dinero de manera inteligente y obtener beneficios a largo plazo.

Tener un plan de inversión te permite:

  • organizar tus finanzas, 
  • tomar decisiones informadas y 
  • minimizar los riesgos. 

Es esencial para cualquier persona que busque mejorar su situación financiera y aprovechar las oportunidades que el mercado ofrece.

En un plan de inversión, tenemos que considerar diferentes aspectos:

  • como nuestro perfil de riesgo, 
  • nuestras metas financieras, 
  • el tiempo que estamos dispuestos a invertir y 
  • los recursos disponibles. 

Al definir todos estos elementos, estamos construyendo un mapa claro y estructurado que nos guiará en nuestro camino hacia el éxito financiero.

Pasos para crear un plan de inversión

#1. Establecer objetivos claros

El primer paso para crear un plan de inversión exitoso es establecer objetivos claros. 

Debes definir qué es lo que quieres lograr con tus inversiones: 

¿Quieres ahorrar para un objetivo a corto plazo o estás pensando en el largo plazo? 

¿Buscas una rentabilidad constante o estás dispuesto a asumir más riesgos en busca de una mayor ganancia? 

Al tener claros tus objetivos, podrás enfocar tus inversiones de forma adecuada.

En mi caso, yo busco la libertad financiera a largo plazo. Y lo busco en forma de hacer crecer mi patrimonio, hasta que el 4% o menos de mi patrimonio  sea igual a mis gastos más habituales. 

#2. Evaluar la situación financiera actual

Antes de comenzar a invertir, es fundamental evaluar tu situación financiera actual. 

Esto implica revisar tus ingresos, gastos, deudas y tus activos líquidos. 

De esta manera, podrás determinar cuánto dinero puedes destinar a la inversión sin comprometer tus necesidades básicas y tus obligaciones financieras. 

Además, evaluar tu situación financiera te dará una visión realista de tus posibilidades y te ayudará a establecer un presupuesto adecuado para tus inversiones.

#3. Determinar el perfil de riesgo

Cada persona tiene un nivel de tolerancia al riesgo diferente, por lo que es importante determinar tu perfil de riesgo antes de realizar inversiones.

¿Eres más conservador y prefieres inversiones de menor riesgo pero con menor rentabilidad? 

¿O estás dispuesto a asumir más riesgos en busca de mayores ganancias? 

Conocer tu perfil de riesgo te permitirá seleccionar las inversiones adecuadas para ti y tomar decisiones informadas.

De todas formas, el riesgo no es algo “estático”. También depende de tu situación personal y tu formación. Cuanto más conoces de una inversión el riesgo que asumes es menor. 

#4. Definir estrategias de inversión

Una vez que tienes claro tus objetivos, evaluaste tu situación financiera y determinaste tu perfil de riesgo, es hora de definir las estrategias de inversión. 

Esto implica elegir los diferentes activos en los que invertirás, ya sea acciones, bonos, fondos de inversión u otros. 

También debes considerar la diversificación, es decir, distribuir tus inversiones en diferentes activos para reducir el riesgo. 

Cada estrategia de inversión debe estar alineada con tus objetivos y perfil de riesgo.

Mi estrategía de inversión es bastante sencilla. Si te la cuento dirás que no. Porque con el paso de los años lo normal es ir asumiendo nuevas inversiones como una forma de diversificar y seguir aprendiendo. Aproximadamente 40% inmuebles, 40% renta variable (casi al 100% en fondos indexados) y el otro 20% entre liquidez e inversiones alternativas. 

#5. Diversificar las inversiones

La diversificación es clave para reducir el riesgo en tus inversiones. Al diversificar, estás distribuyendo tus inversiones en diferentes activos y sectores, lo cual ayuda a mitigar el impacto de posibles pérdidas en una sola inversión. 

Esto significa que si una de tus inversiones no va bien, las demás podrían compensarlo. 

Es importante considerar diferentes clases de activos, como acciones, bonos y fondos de inversión, así como también diversificar dentro de cada clase de activo. 

La diversificación es una forma efectiva de proteger tus inversiones y maximizar tus posibilidades de obtener ganancias.

La diversificación no tiene que ser complicada. Con un buen fondo de inversión indexado al MSCI ya puedes tenerlo. 

Recursos necesarios para elaborar un plan de inversión

Antes de invertir debes estar listo para invertir

Existe una frase que explica claramente este punto,

“invierte el dinero que te puedas permitir perder”.

Por tanto, antes de invertir debes estar libre de deudas. 

La hipoteca no cuenta. Pero el resto de deudas si.

Lo más sensato es primero usar el dinero que puedas ahorrar cada mes en acelerar el pago de las deudas.

Una vez sin deudas, también debes tener un fondo de emergencias. Un fondo para imprevistos. 

La función del fondo de emergencia son 2:

  • Evitar tener que vender las inversiones cada vez que hay un imprevisto
  • Proporcionarte un poco más de tranquilidad financiera. (Yo le llamo un seguro multiriesgo sin explicaciones ni primas).

Sin deudas y con un fondo de emergencia, ya estás listo para empezar con la inversión.

Ahorro y planes a largo plazo

Para poder invertir es necesario contar con capacidad de ahorro. 

Tener un excedente de dinero todos los meses.

Se dice que los gastos se expanden hasta el límite de tus ingresos. 

Si no tienes un objetivo claro a largo plazo. Ahorrar va ser mucho más complicado.

El poder ahorrar es un paso necesario para poder invertir. 

No existe ninguna otra fórmula mágica o estrategia. 

Si no puedes ahorrar de forma consistente todos los meses nunca podrás invertir. 

Donde invertir

Tal vez pueda parecer lo más complicado. Pero no lo es tanto.

Dependiendo de tus gustos y preferencias. De tu personalidad. Del tiempo que tengas disponible y el que le quieras dedicar. Y de tus conocimientos (conocimientos que se pueden adquirir) las opciones ya no son tantas. 

No todo el mundo sirve para invertir en un fondo indexado mes tras mes durante más de una década o 2 ó 3 y quedarse mirando.

De la misma forma no todo el mundo sirve para meterse en una reforma de una vivienda. 

Ni todo el mundo sirve para ponerse a leer horas y horas a la semana de informes financieros y noticias de empresas en las que está invertido.

En cada uno de los activos existen estrategias muy diferentes. Algunas son aptas para ti, otras muchas no.  

Gastos a tener en cuenta

Es importante tener en cuenta que algunas inversiones antes de empezar se necesita un cierto capital inicial.

Por ejemplo, las inversiones en inmuebles lo habitual es necesitar el capital para la entrada y los impuestos correspondientes a la compra. 

Si hacemos inversiones en proyectos personales o empresas propias lo mismo.

Por ejemplo, si quieres dar un salto en tu carrera profesional puede ser que necesites una formación específica, como un máster o un curso de especialidad. Por no contar el coste de oportunidad, es decir que seguramente tengas que dejar de hacer otras cosas para poder disponer del tiempo necesario. 

En las inversiones financieras la propia inversión es el “coste”. Aunque es muy importante tener en cuenta que hay muchos otros costes:

  • Tasas de gestión: muchas instituciones financieras cobran una comisión por administrar tus inversiones. 
  • Impuestos: es importante informarse sobre los impuestos aplicables a las ganancias obtenidas por inversiones. Consulta con un asesor fiscal para comprender mejor tus obligaciones tributarias.
  • Gastos de transacción: algunas inversiones implican costos adicionales, como comisiones por compra o venta de activos. Considera estos gastos al planificar tus inversiones.

Documentos necesarios

Otro punto importante es la burocracia y la documentación.

No debería ser así pero lo es. La documentación es el freno para muchas personas.

Algunas veces por pereza. Muchas otras por complicaciones añadidas.

Como en el apartado anterior cada tipo de inversión tiene unos requisitos diferentes. Y por tanto una documentación diferente.

Para empezar tener que poder identificarnos. Por lo que nos van a pedir el DNI o pasaporte. En algunos casos alguna factura de un servicio para comprobar la dirección.

Tambien según el tipo de inversión puede ser necesario un certificado de la cuenta bancaria, realizar una transferencia desde una cuenta a tu nombre o incluso un certificado de residencia fiscal.

Tambien según el tipo de inversión se ha normalizado el tener que cumplimentar un test o cuestionario para comprobar que tienes el perfil de riesgo adecuado y conoces los riesgos de la inversión. 

Ejemplo de plan de inversión

A continuación, se presenta un ejemplo práctico de cómo elaborar un plan de inversión exitoso.

Vamos con los supuestos de este ejemplo:

  • Persona de 35 años, con pareja y 1 hijo pequeño.
  • Poca capacidad de ahorro pero todos los meses consigue ahorrar cerca del 8% de sus ingresos
  • Sus objetivos son a largo plazo. Asegurarse de poder pagar los estudios a su hijo, estar tranquilo financieramente al final de su carrera profesional y si es posible tener algo para poder sumar a la pensión pública.
  • Dispone de poco tiempo, no tiene ganas ni conocimientos para seguir los estados financieros de empresas o datos macroeconomicos y tampoco quiere dedicar el poco tiempo que dispone a emprender o montar negocios.

Establecer objetivos claros

En este caso el objetivo está claro. Es a largo plazo. 

No es demasiado concreto, se debería poder cuantificar de forma más clara. 

Por ejemplo 30.000€ disponibles para dentro de 15 años. 

Evaluar la situación financiera actual

También es muy importante analizar correctamente tu situación financiera en la actualidad.

Tanto el nivel de ahorro, deudas (si las hay) y posibles gastos a corto y medio plazo. 

Por no olvidar nunca posibles situaciones adversas, como una perdida de trabajo o de ingresos. 

En nuestro ejemplo vamos a suponer que podemos ahorrar unos 2.000€ al año (150 euros al mes y otros 200€ por alguna paga extra o algún ingreso puntual). 

No se prevee ningún gasto importante en los próximos meses (por ejemplo un cambio de coche). 

Estamos sin deudas y hay un pequeño colchón para hacer frente a muchos imprevistos (el equivalente a casi 4 meses de ingresos)

Determinar el perfil de riesgo

El perfil de riesgo viene determinado en parte por la situación personal. Y sobretodo por nuestra forma de ser.

Personalidades con un espíritu más ambicioso están dispuestas a arriesgar mucho más que personalidades mucho más conservadoras. 

Definir estrategias de inversión

Investiga y selecciona las diferentes alternativas de inversión que se ajusten a tus objetivos y perfil de riesgo. 

En nuestro caso luego de hacer un repaso a diferentes estrategias y activos para invertir se ha optado solo por estrategías muy pasivas.

Por ejemplo el alquiler de una o varias propiedades o algún fondo de inversión. 

Diversificar las inversiones

Evita poner todos tus huevos en una sola canasta. Distribuye tu capital en diferentes activos y sectores para reducir el riesgo y maximizar las oportunidades de rendimiento. 

Como la capacidad de ahorro es pequeña y no va ser sencillo diversificar en diferentes activos (tipos de propiedades, zonas/ciudades). Otra opción es usar un fondo de inversión muy diversificado o diferentes fondos de inversión complementarios entre sí. 

Gestión financiera: claves para una buena administración de tus inversiones

En nuestro ejemplo la gestión de las finanzas en muy sencilla.

Cada mes aportar al fondo de inversión elegido la cantidad ahorrada (150€), siempre que podamos conservar el fondo de emergencias. 

Se podia optar por otras estrategias diferentes, pero esta sin duda es la más fácil y sencilla. 

En otro tipo de inversiones es más importante los plazos y la gestión adecuada del capital para evitar quedarnos sin liquidez en momentos muy delicados.

Por ejemplo que quedarte sin dinero para terminar una reforma de una vivienda para alquilar. 

Riesgos y precauciones en las inversiones

Recuerda que este ejemplo de plan de inversión es solo una guía y debes adaptarlo a tu situación y objetivos personales. 

Ten siempre un plan B, incluso un plan C. Por si las cosas no salen bien.

Contempla diferentes escenarios negativos y lo que harías tu en ese caso. 

La importancia de establecer metas financieras

Ahora te quiero contar sobre cuan importante es tener unas metas financieras para hacer tu plan de inversión personal.

Las metas financieras son el ingrediente que necesita tu motivación. Tener un plan y no fijarse una meta es casi un fracaso asegurado.

Esa meta debe ser importante para ti. Te debe encender.

Y debes llevar un seguimiento de tus metas. Un cuadro de mando, algo que veas todos los días que te motive.

Un buen recurso es tener una gráfica en la que vayas marcando tu progreso. Eso es lo que necesitas para los momentos malos, que seguro van a venir.

El poder del interés compuesto

Nunca olvides la fuerza y el poder del interés compuesto. El interés compuesto no se siente en 1 año o en 2 ó 3. Pero con el paso del tiempo y la suma de los intereses e intereses sobre intereses, pues sí.

Pensar en como funciona el interés compuesto y la importancia de lo que hagas hoy tendrá mayor peso de lo que puedas hacer mañana, es clave para mantener la motivación.

Y una cosa más, haciendo un plan de inversión personal a modo de ejemplo

Para terminar este podcast indicarte 2 cosas.

La primera es que si necesitas ayuda para elaborar tu plan personal, es uno de los servicios personalizados que ofrezco.  

En segundo lugar, un plan de inversión personal solo son 5 sencillos pasos que cualquiera puede poner en marcha. Sé que puede parecer complicado y que te entren dudas, es normal. Pero con un poco de dedicación y cariño lo puedes hacer. 

Es tu dinero, no el mío. Seguramente te costase mucho trabajo y muchas horas ganarlo. Para ahora no aprovechar la fuerza y el poder que puedes sacar de el.

Si quieres conocer diferentes ingresos pasivos y las claves para conseguirlos, visita la academia de Quiero Ser Rico.

Si no quieres perderte ninguno de mis contenidos suscríbete a mi lista de correo.

Para mejorar tus Finanzas Personales es aquí 👇

Y esto es todo, la semana que viene te espero por aquí con un nuevo podcast.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio