361. Haz tu propio plan de ahorro casero

En cuanto llegamos a estas fechas, 15 de diciembre, ya empezamos más a pensar en los planes del próximo año que en que aún nos quedan 2 semanas para terminar bien el año. Y puede que estés pensando en tener un plan de ahorro de cara a 2024, un plan de ahorro casero.

En primer lugar indicar que aún queda partido en 2023, aún puedes cumplir alguno de tus objetivos de 2023 o empezar ya con tus planes de 2024 y no esperar al día 1.

O mejor el día 2 que el día 1 es para descansar. O ya puestos a después de reyes. 

Si tienes pensado hacer un plan de ahorro, te dejo algunos consejos

También me puedes seguir en iVoox, SpotifyApple Podcast, Google Podcast, Amazon music y Spreaker.

Y si quieres saber más de finanzas personales pásate por la academia de Quiero Ser Rico, y si necesitas una ayuda más personalizada puedo ser tu coach de finanzas personales.

Para mejorar tus Finanzas Personales es aquí 👇

El desafío del plan de ahorro casero

Enfrentarse al desafío de ahorrar puede parecer intimidante al principio, pero con el método adecuado y la mentalidad correcta.

¡Puedes lograr grandes resultados en poco tiempo!

Ahorrar con una estrategia definida

Métodos, sistemas, trucos, consejos, estrategías, planes,… para ahorrar hay infinitos.

Que funcionan sólo unos pocos. Muy pocos.

Y entre los pocos que funcionan casi todos tienen algo en común. Una estrategía definida.

Tú plan de ahorro personal no puede ser:

“Esta año voy a ahorrar”

No puede ser solo estas 5 palabras. Y mucho menos que no lo tengas por escrito. 

Lo que se escribe, permanece. Puedes volver a él cuando quieras. 

Lo que no se escribe a largo plazo, se olvida, desaparece o va transformándose en algo que no se parece en nada al objetivo inicial. 

Así vamos con nuestro plan de ahorro. Como he dicho, por escrito. 

Y lo primero es un motivo. 

#1 Estableciendo un motivo claro de ahorro

Antes de embarcarte en un plan de ahorro casero, es fundamental establecer un motivo claro que te motive a ahorrar. 

Sin un objetivo. Sin un porqué o para qué las probabilidades de fracaso aumentan exponencialmente

Puede ser para una compra a medio plazo. Un consumo “diferido”. Es decir ahorrar para gastarlo a corto o medio plazo.

Por ejemplo, unas vacaciones, una reforma en casa, un cambio de coche, una operación médica, una celebración especial, etc

O puede ser con una visión a más largo plazo. Objetivos relacionados con la inversión y aspectos como la libertad financiera, la jubilación, los hijos o similar.

Es un poco más complicado mantener el foco con los objetivos a largo plazo y con una finalidad un poco más difusa. Para todo ello existen algunos consejos extras que nos pueden ayudar.

#2 Presupuesto y ahorro programado como base del ahorro

El segundo punto del método de ahorro de QSR es saber cuánto podemos ahorrar y hacerlo de forma automática.

Lo primero es a base de un presupuesto. No necesitas un presupuesto nivel JP Morgan Chase. Con un pequeño esbozo con los ingresos y los gastos principales es suficiente.

Debes tener claro cuánto vas a puedes ahorrar y el nivel de incomodidad que quieres llevar. 

Si no ahorras hasta ahora o quieres ahorrar mucho más, luego te cuento algunos trucos extra. Ahora estamos en que puedes ahorrar una cantidad y decides hacerlo.

Lo normal es que la mayoría podamos ahorrar una cierta cantidad sin apenas notarlo en el día a día. Y nunca lo haces porque siempre acabas teniendo algunos gastos no previstos, alguna compra impulsiva o similar. Por ejemplo algo de ropa, comida a domicilio por que no te apetece cocinar un día o una salida de fin de semana no prevista que entre una cosa y otra te arruina el presupuesto.

Si ya vas justo, son gastos que no realizas, pero como puedes lo acabas gastando.

Todos tenemos un presupuesto, una cantidad hasta donde podemos gastar.  Aunque no tengas ningún control de tus finanzas ese límite lo tienes de forma consciente. 

Cuando te compras una camiseta o te vas a Primark, a Zara o a Versace.

Cuando te apetece comer algo vas a Mcdonalds, un restaurante de menú del día o a un buen asador.

Como te he dicho todos tenemos un presupuesto. Párate un momento para tenerlo por escrito. 

Con el presupuesto en mano, sabes cuánto puedes ahorrar. Pues hazlo.

Todos los meses, transferencia automática de esa cantidad a una cuenta especial para el ahorro. Una cuenta en la que solo entra dinero y solo sale para cumplir con tu objetivo, nada más. 

#3 Mejora continua, la clave el registro de gastos

Con un objetivo claro y un ahorro en automático ya tenemos el 90% del trabajo hecho. El 10% extra nos lo da el registro de gastos.

Tener un registro de gastos nos permite encontrar esas partidas de gastos con las que no estamos tan satisfechos. 

Son esos gastos que cuando los vemos en su conjunto igual tomamos decisiones diferentes.

Por ejemplo estas pagando 3 plataformas de streaming. Cuando es ese gasto sumado en el mes y cuando lo ves en lo que va de año pues igual decides que es demasiado. O no.

Y así con todos y cada uno de los gastos. 

El gimnasio al que no vas. Esos aperitivos que suman más de 1 mes de sueldo. Los gastos de ese coche, entre multas, peajes, parking, impuestos, seguros, reparaciones y combustible.

No seré yo quien te diga en que puedes gastar o no. Es una decisión muy personal. Y un registro de gastos te hace tomar perspectiva y hace que la toma de decisiones sea mucho más sencilla.

Herramientas y técnicas adicionales para el plan de ahorro doméstico

Si bien hasta ahora hemos visto el plan base. El plan A de ahorro. Puede que necesites o quieras ahorrar un poco más.

El solo controlar un poco los gastos no es necesario y lo que necesitas es recortar gastos. 

Por ejemplo, porque consideras que no ahorras lo suficiente, o porque la inflación te ha hecho mucho más pobre o porque los tipos de interés (es decir, tu hipoteca) se están llevando tu ahorro mensual y todas tus energías.

Vamos con algunas estrategias y técnicas para ahorrar un poco más. Para reducir un poco los gastos y acercarte a tus objetivos.

Por cierto, lo mínimo recomendable que deberías ahorrar para el largo plazo debería ser al menos entre el 10 y el 15%. 

Tipos de gastos y cómo reducir cada uno de ellos; Tu plan de ahorro

Como no todos los gastos son iguales, voy a agruparlos en 3 categorías y te voy a contar alguna estrategia para cada uno de esos gastos.

#A. Reducir los gastos fijos y semi-fijos

Los gastos fijos son aquellos más relacionados con los gastos más básicos y con el estilo de vida que tenemos. Son gastos muy difíciles de evitar y si queremos reducirlos tenemos que hacer cambios importantes en nuestra vida.

En primer lugar está la vivienda. Tal vez tengas que irte a un lugar más barato. Buscar un alquiler más barato o vender tu casa e irte a algo más pequeño, menos céntrico o de menos calidad. 

Cuando pienses en tus gastos de vivienda piensa también en los gastos asociados a la misma. O mejor en los gastos que tienes por vivir ahí. Aquí es donde tus medios de transporte y los tiempos de desplazamiento se deben tener en cuenta. 

Por ejemplo, es mejor pagar 200€ más al mes de alquiler y no necesitar coche y pasar de los 30 minutos de desplazamiento o más a menos de 5 andando. (Opinión personal).

Ya he tocado dos temas tabú. Cambiar de casa y no tener coche. 

Pago de deudas y préstamos, que tal vez sea mejor amortizar ya.  

El teléfono a plazos, el colegio y las actividades de los niños, la televisión de pago, el seguro del perro, la moto y la plaza de garaje para la moto, el club deportivo o las tarifas de móvil e internet. 

Son gastos que tal vez puedas eliminar o reducir de forma significativa. 

#B. Reducir los gastos variables 

En segundo lugar tenemos aquellos gastos discrecionales y que en algunos casos poco podemos hacer y otras veces sí podemos evitar.

 Aquí va todo lo relacionado con los gastos que voluntariamente haces. Desde alimentación, a ropa. 

Algunos pueden ser caprichos y otros necesidad.

Comer es necesidad, pero comer chuletón 1 vez al mes no.

Aquí puede parecer que poco podemos hacer, pero no es verdad.

Con un poco de planeación y anticipar algunas necesidades puede marcar la diferencia.

Para mí es la parte más complicada. Se necesita un poco de tiempo y dedicación. No es estar todo el día buscando ofertas o hacer la compra en varios supermercados.

Pero si es saber precios de lo que necesitas y cuando encuentras una buena oferta aprovecharla. 

Uno de los gastos que puede ser muy importante en muchas personas son las vacaciones. Fijando un presupuesto previamente y buscando con tiempo puede ser un ahorro muy significativo.

#C. Esos gastos hormiga y otros gastos destroza presupuestos 

El último tipo de gastos son los pequeños gastos o no tan pequeños que pueden romper con grandes presupuestos.

Son cafés, aperitivos, cañas, refrescos, lotería, tabaco y otros pequeños gastos que haces casi cada día o cada semana. 

Son esas compras impulsivas de cuando ves un anuncio en redes sociales o pasas por delante de una tienda. Ese último gadget que le has visto a tu compañero de trabajo. 

Para todo esto debes tener un presupuesto. Una cantidad cada mes para caprichos y para gastar en tonterías. Tu llámalo como quieras. 

Puedes decidir que el presupuesto va a ser 0. Que no vas a gastar en nada de todo eso. Ni lo intentes, lo normal es que no lo consigas, te rompa el presupuesto y al final gastas mucho más de lo razonable.

Así que mi consejo, ten una cantidad, un presupuesto. Si un mes no la gastas, la pierdes (para el ahorro). 

Los simuladores para ahorrar. No gracias

Un tipo especial de gastos son aquellos que tenemos una vez al año principalmente. Como los seguros. También ciertos suministros de hogar en el que tenemos alguna permanencia. 

Aquí la clave es llevar un calendario de fechas importantes.

Yo lo llevo en el presupuesto. Siempre tengo un presupuesto a 13 meses vista, voy trabajando en el mes actual y en el mismo mes del año siguiente, pero cualquier otro sistema es válido.

Con esto evitas gastos sorpresa que no ya te habías olvidado y te da tiempo para buscar y comparar alternativas.

Las herramientas para ahorrar que no funcionan

Retos de los 30 días, monedas y otras fórmulas de ahorro como disciplina diaria.

A mi no me funcionan. Pueden ayudar o ser un complemento. Si.

Pero el ahorro debe ser algo que puedas planificar y dedicar sólo unos pocos minutos al mes. No algo en lo que tengas que pensar todos los días.

No deberías estar enfocado en el ahorro. SIno en otros temas.

Como la inversión, los negocios paralelos o en ser mejor profesional, mejor pareja, mejor hijo o mejor vecino.

Se dice que las personas que más piensan en dinero no son los ricos, son los pobres. 

En mi experiencia es 100% exacta. Cuando tenía problemas para llegar a fin de mes, cuando los gastos médicos se comían mi reducido presupuesto, me pasaba el día pensando en dinero. En cómo poder llegar a final de mes, en cómo ahorrar, en entrar en la cuenta bancaria varias veces al día para confirmar que todo seguía igual.

Ahora que estoy muchísimo más tranquilo financieramente, pienso en gastos 1 o 2 veces al mes como mucho. Estoy más centrado en otros temas más importantes.

Beneficios a largo plazo del plan de ahorro doméstico

Me toca contarte un poco de los beneficios de tener un plan de ahorro. Creo que no tengo mucho más que contarte.

En primer lugar, y más importante, es la tranquilidad.

En cuanto pones en marcha un plan de ahorro y ves los primeros resultados te sientes mucho más tranquilo. Sabes que tienes un fondo de emergencia para cualquier imprevisto.

Sabes que cada día estás más protegido de jefes psicópatas y clientes estúpidos.

Es decir, ganas libertad. Puede que de momento no puedas salir de la carrera de la rata. Que estés atrapado en un empleo que no te gusta. 

Pero cada día eres un poco más libre de decir lo que piensas, hacer lo que te apetece y no tener miedo de lo que piensan los otros.

En segundo lugar ya llegamos a la inversión. Hoy no toca hablar de inversión, pero cuando inviertes de forma sensata y sencilla, ves como tus inversiones hacen que todo el esfuerzo del ahorro se acelere y te da más libertad con el paso del tiempo.

No sé si un día llegaras a cumplir tus sueños de ingresos pasivos y libertad financiera. Pero seguro que vas a estar mucho mejor que la media. Seguro que tendrás muchas más opciones y posibilidades en el futuro.

O puede que tengas mala suerte en la vida. Esas cosas que nadie puede evitar. Cosas que con dinero se pueden llevar un poco mejor que sin él.

Y una cosa más, Plan de ahorro ahorro que necesitas

Voy terminando el podcast de hoy con 2 conclusiones.

La primera es que esto de ahorrar, el ahorrar un poco más es complicado. Especialmente con la subida de precios de todo en general. Pero con una planificación adecuada y con un poco de dedicación estoy seguro que puedes hacerlo.

Lo que debes tener claro es que implica realizar algunos cambios en tu vida. Necesitas poner a dieta tu cartera.  Como en una dieta, no quieras hacerlo todo en un día o en un mes. Esto va más de constancia y largo plazo que de grandes sacrificios a corto plazo.

Si estás apurado financieramente tal vez te toque buscar un segundo empleo de fin de semana o vender cosas que no necesitas. Debes hacer lo que tienes que hacer.

Y en segundo lugar, si necesitas ayuda con todo esto del ahorro o de poner en marcha un plan de inversión. Contacta conmigo.

He sacado un nuevo servicio de consultoría financiera destinado a elaborar un plan de ahorro con un precio superreducido.

Si quieres conocer diferentes ingresos pasivos y las claves para conseguirlos, visita la academia de Quiero Ser Rico.

Si no quieres perderte ninguno de mis contenidos suscríbete a mi lista de correo.

Para mejorar tus Finanzas Personales es aquí 👇

Y esto es todo, la semana que viene te espero por aquí con un nuevo podcast.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio