240. Qué impuestos pagas por invertir

Aquí tienes el Podcast del capitulo 240. Qué impuestos pagas por invertir

También me puedes seguir en iVoox, SpotifyApple Podcast, Google Podcast, Amazon music y Spreaker.

Puedes escuchar aquí este podcast 👆 o leer un resumen a continuación.

Muchas personas tienen miedo a las inversiones por motivos de la fiscalidad. No saben si van a tener que pagar muchos impuestos. O peor aún no saben cómo tienen que declarar y por eso no lo hacen. 

Salvo que estemos hablando de mucho, mucho dinero no te preocupes demasiado y que eso no frene tus inversiones. Una vez realizadas, si es que al final salen adelante ya tendrás tiempo para revisar la fiscalidad con más calma.

Vamos con las inversiones más habituales y cómo funcionan los impuestos que tienen.

Para hacer este artículo un poco más atemporal, no voy hacer referencias al % en los impuestos pues suelen cambiar casi todos los años. Pero los mecanismos que los regulan son mucho más estables.

Antes de entrar en detalle voy primero hacer un breve repaso de los principales impuestos que hay en España en relación a las inversiones. Para que cuando te hable de cada inversión sepas a qué me refiero. 

Impuestos por las ganancias (IRPF)

El impuesto más importante sobre todas las inversiones es el impuesto sobre la renta de las personas físicas; IRPF. Y en las inversiones se calcular siempre así:

  • Cuánto has tenido de ganancias

En función de las ganancias y de tu situación particular la cantidad de impuestos pueden ser mayores o menores. 

La forma de calcular las ganancias ya depende un poco más del tipo de inversión. 

Impuestos por las pérdidas

Si tienes pérdidas con tus inversiones. Es decir si pierdes dinero. No si contabas de ganar un 5% y al final solo ganas el 1%.  En este caso habrás ganado el 1% y sobre ese 1% tendrás impuestos.

Compensar ganancias con pérdidas

Si tienes pérdidas en unas inversiones estas pérdidas se pueden compensar con otras ganancias. Y si este resultado es negativo incluso se puede compensar estas pérdidas durante los siguientes 4 años.

 El estado nunca te va dar dinero porque no has sabido invertir, has tenido mala suerte o te han estafado. Pero te deja compensar estas pérdidas con futuros beneficios.

Los gastos también cuentan

En general la fórmula es la siguiente:

He vendido por X – he comprado por Y = X-Y = Beneficios

 Pero a esta fórmula le falta algo. Todos los gastos que has tenido entre la compra y la venta. O los gastos asociados con la compra y la venta (por ejemplo pagos a profesionales). O posibles inversiones que hayas realizado para aumentar el valor de la propiedad.

Así que la fórmula realmente queda así:

He vendido por X – he comprado por Y – Gastos Z = X-Y-Z = Beneficios

Posibles exenciones, deducciones o diferimientos de impuestos

En determinados casos estos beneficios puede ser que se le aplique algún tipo menor de impuesto que lo que le corresponde por determinadas causas.

Como puede ser tener una vivienda alquilada y la persona que viva en ella la esté usando como su vivienda habitual. 

en otros casos la cantidad de impuestos puede llegar a ser 0. Cómo vender tu propia casa cuando tienes más de 65 años y usar este dinero como seguro de rentas. 

Impuestos por ser el propietario

En determinados casos por ser propietarios de ciertos activos tenemos que hacer frente a determinados impuestos. 

Uno de los que primero me vienen a la mente son el IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles). Un impuesto que pagan los dueños de una propiedad inmobiliaria.

El impuesto de patrimonio

Otro impuesto por ser dueño o propietario es el impuesto de patrimonio. Este no esta relacionado exactamente con realizar o no inversiones sino que es en relación al valor de tus propiedades.

Impuestos por la compra

Un tercer grupo de impuestos son los impuestos que toca pagar cuando inviertes o compras algo.

El IVA

No todas las inversiones están sujetas a IVA en la compra, por ejemplo las inversiones en oro (oro de inversión) están exentas del pago del IVA. 

Todas las inversiones en productos financieros no tienen IVA (comprar acciones) pero sí pueden tener IVA los gastos de esas compras. Por ejemplo, las comisiones de gestión. 

ITP (impuesto transmisión de elementos patrimoniales) y IAJD (Impuesto de actos jurídicos documentados)

En determinados casos la compra de ciertas inversiones. Comprar propiedades inmobiliarias o comprar empresas, tienen los impuestos de ITP (impuesto transmisión de elementos patrimoniales) y IAJD (Impuesto de actos jurídicos documentados). 

El IAJD es lo que se paga en notaria y hacer una hipoteca o un préstamo ante notario tiene este tipo de impuestos. 

Ejemplos de impuestos según el tipo de inversión; Impuestos del rendimiento del capital

Para este artículo me voy a centrar solo en el primero de los impuestos de los que te he hablado.

Los impuestos sobre las ganancias. Que en el caso de personas físicas incluido autónomos se llama IRPF.  Y si es una empresa se incluyen dentro de todos los beneficios de la empresa y el impuesto a pagar es el impuesto de sociedades.

Técnicamente a estos beneficios o impuestos, dentro del IRPF se llama Impuestos del rendimiento del capital.  La otra parte del IRPF son los Impuestos del rendimiento del trabajo. 

Y aunque los del rendimiento del capital se calculan sobre todos los beneficios de un año fiscal hay ciertos aspectos a tener en cuenta según cada tipo de inversiones. 

Intereses por cuentas bancarias y similares (incluido deuda pública)

En el caso de que nuestras inversiones son en forma de un producto en forma de efectivo o equivalente. Se paga por los intereses que estos productos nos van generando cada año.

Este año has cobrado 100 euros de intereses. Pagas los impuestos correspondientes a esos 100 euros.  En 2021 en teoría sería el 19%, es decir 19€. Pero en la práctica puede ser menos por la situación particular de cada uno y se calcula en la declaración de la renta. 

Los dividendos: Las acciones, los ETF y los fondos de inversión de reparto o distribución

En el caso de acciones de compañías cotizadas o no cotizadas. Incluido ETF y fondos de inversión que reparten dividendos se dan 2 situaciones diferentes. Por un lado está el reparto de beneficios (dividendos) y en otro la posible venta.

En el caso de reparto de beneficios se consideran de forma similar al pago de unos intereses que comentamos en el apartado anterior. 

En caso de comprar durante este año pero no vendemos todavía. Por eso no se paga nada. Y no se paga hasta que se vende. Da igual que ahora la valoración sea el triple que cuando has comprado o sea la mitad. Es que hasta la venta no se puede saber el beneficio real.

Se que algunas personas les cuesta un poco entenderlo porque con solo entrar en su cuenta ven en cuanto está valorado en esos momentos. Realmente esa valoración no importa. Para esto me gusta poner este ejemplo, es como si cada año tuvieses que pagar un impuesto porque tu vivienda entre el 1 de enero y el 31 de diciembre ha pasado a valer 10.000 euros más. 

En caso de venta; lo vemos en el siguiente punto.

Venta de acciones, los ETF, Monedas extranjeras, criptomonedas, etc

En el momento de vender si podemos saber realmente los beneficios. Y esto incluye tanto a acciones, ETF, compra de monedas extranjeras, criptomonedas, oro, o cualquier tipo de inversión similar.

Incluido las propiedades inmobiliarias, aunque en ese caso tienen algún impuesto extra más.

También indicar que muchos de estos productos financieros tienen algún tipo de fondo de garantía. Este fondo (por ejemplo el fondo de garantía de depósitos) te asegura que hasta un determinado límite vas a recuperar tu inversión en caso de quiebra de la entidad. Este fondo no deja de ser más que un especie de seguro que pagan las entidades financieras. Tu ya sabes de donde sale el dinero, lo cual se puede considerar un impuesto. 

Comprar y vender acciones también lleva asociado un pequeño cargo llamado canon de la bolsa. Un canon no llega a ser un impuesto como tal, pero es algo que también tienes que pagar por invertir. 

Los fondos de inversión

Sobre los fondos de inversión lo mismo que las acciones o los ETF. Como ya te he contado. Pero quiero hacer una pequeña puntualización.

En España, tienen una enorme ventaja fiscal y es que existe la posibilidad de hacer un traspaso. Es decir vender un fondo y comprar automáticamente otro. En este caso esta venta teórica no paga impuestos. Sino que los datos de tu inversión inicial se pasan al nuevo fondo y cuando vendas definitivamente pagarás los impuestos correspondientes.

Quieres saber más sobre está forma de invertir, no te pierdas el curso de fondos de inversión.

Inversiones en crowdfunding 

De cómo declarar a Hacienda las inversiones de crowdfunding ya te he hablado. Y depende del tipo de inversión.

Las inversiones tipo crowdlending (préstamos) son similares a los intereses de las cuentas bancarias. Vas pagando impuestos a medida que vas cobrando los intereses. Aunque el capital inicial no se devuelva.

En caso de que alguno de los préstamos que has invertido sea un fracaso y no puedas recuperar el dinero invertido, estaremos ante una pérdida. Pero cuidado con esto, en muchos casos la pérdida no se produce hasta que un juez lo dice. Si existe alguna reclamación judicial o algún proceso de bancarrota, en principio no se puede declarar esta pérdida hasta la resolución final.

En caso de inversiones tipo equity, en las que la participas en la inversión a riesgo de perder parte del dinero invertido. En este caso es similar a unas acciones. Eso sí, si por el medio vas recibiendo dividendos esos sí tributan. 

Inversiones inmobiliarias

Las inversiones inmobiliarias ya más o menos te lo he contado. No pagas impuestos de beneficios hasta que se venden. En el caso de estar hablando de la propia venta. También existe un impuesto sobre el valor del propio suelo en donde está una vivienda (la plusvalía municipal).  Esto en relación a las ganancias. 

Pero también está el pago por la compra (del nuevo comprador) el IVA (en vivienda nueva) y el ITP (impuesto de trasmisión de elementos patrimoniales) en caso de vivienda usada y otras propiedades. 

Si las propiedades están alquiladas y cobramos el alquiler este alquiler si está sujeto a IRPF. 

Compra de empresas (no cotizadas)

La venta de acciones de empresas estén o no cotizadas funciona de forma muy similar. Simplemente que si las acciones no son públicas, cotiza en bolsa. Se tiene que pagar los gastos de notaría e impuestos correspondientes (IAJD).

Fiscalidad de los derechos de autor y tributación de royalties 

Siempre me gusta recordar que hay cuatro tipos de activos diferentes para invertir. Los derechos de autor también tienen sus impuestos correspondientes.

La venta de los derechos de autor no dejan de ser un rendimiento del capital mobiliario. Aunque en estos momentos los impuestos a pagar son los mismos. La ley contempla que si quien vende los derechos es el autor o es otra persona que los ha adquirido previamente sel IRPF a aplicar es diferente. En 2021 es el 15%.

Los derechos de autor no solo se pueden vender sino también se pueden ceder. Esta cesión está sujeta a IRPF.

Recuerda que en caso de duda pregunta siempre a un especialista en la materia, que te va ayudar no solo a salir de dudas sino a hacer las cosas bien.

Y si quieres aprender a invertir en todos estos activos que te he contado en este artículo y alguno más no te olvides de anotarte en mi lista de correo.

Curso de Finanzas Personales (nivel Básico)

Y esto es todo por hoy. Si tienes alguna duda o sugerencia. Te puedes poner en contacto conmigo en quieroserrico.com/contacto o en [email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba