376. Qué son los Fondos de Inversión Garantizados

Los fondos de inversión garantizados son fondos que garantizan todo o parte del capital invertido y una rentabilidad media mínima prefijada, para un determinado período de tiempo. 

Su rentabilidad puede ir referida a la evolución de un índice de referencia (Ejemplo Ibex-35) o un conjunto de ellos (Ibex-35, FT-100 de Londres..). En muchos casos, los gestores aseguran una determinada rentabilidad siempre que el inversor o fondista mantenga sin vender sus participaciones durante un determinado plazo (habitualmente 3 y 5 años).

Aunque puede parecer que todo son ventajas. No siempre es así. Vamos a ver las características y condiciones de este tipo de inversión.

👉 Aquí tienes el podcast de esta semana. Lo puedes escuchar en formato audio o leer en formato texto. (Nota, no siempre el texto se corresponde con el podcast). 🎧

🎧 Podcast de Quiero Ser Rico 🎧

▶ También me puedes seguir en iVoox, SpotifyApple Podcast, Google Podcast, Amazon music y Spreaker.

Si necesitas más información pásate por mis cursos de finanzas personales en academia de Quiero Ser Rico y mi servicio de coach de finanzas personales.

Para mejorar tus Finanzas Personales es aquí 👇

¿Qué son los fondos de inversión garantizados?

Los fondos de inversión garantizados, como su mismo nombre indica, son fondos que aseguran la devolución, total o parcial, de la inversión inicial

Además, algunos de estos fondos también garantizan una rentabilidad fija o variable

Recuerda que la rentabilidad variable, por su propia definición, nunca está garantizada, ya que depende de la evolución de los activos de renta variable.

Antes de invertir en fondos de inversión garantizados debes tener en cuenta que esta garantía que ofrecen no es cuando tú quieras. Es decir, si contratas un fondo garantizado de renta fija no obtendrás tu capital y la rentabilidad generada en el momento que elijas, sino en la fecha de vencimiento de la garantía

Si quieres tener acceso a tu capital invertido cuando quieras, un fondo de inversión garantizado, no es el mejor producto financiero para ti.

Por tanto, solo debes considerar estos fondos si puedes esperar hasta la fecha de vencimiento de garantía para recuperar tu dinero, o en otras palabras, para solicitar el reembolso. 

También puedes hacerlo en los momentos que hay establecidos para solicitar el reembolso antes de tiempo sin tener que pagar una comisión, conocidos como ventanas de liquidez.

Conceptos de fondos de inversión garantizados que debes conocer:

Hay varios conceptos relacionados con los fondos de inversión garantizados que debes saber antes de invertir en este producto financiero:

  • El tipo de fondo garantizado, para saber qué garantiza exactamente. Normalmente, los fondos de garantía variable tienen mayor potencial de revalorización, pero también de que solo recuperes la inversión inicial. (fondos garantizados rendimiento fijo, fondos garantizados rendimiento variable.)
  • La rentabilidad estimada. Por supuesto, tampoco debes olvidarte de qué rentabilidad que promete dar el fondo, o puede llegar a conseguir. 
  • Quién actúa como Garante y cómo se cubre la garantía: Es la empresa que se compromete a aportar el capital necesario para que el inversor mantenga su inversión inicial.
  • Fecha de vencimiento de la garantía: Es la fecha en la que las participaciones del fondo alcanzan el valor liquidativo garantizado. Esta fecha es muy importante ya que solo los inversores que mantengan su inversión hasta esta fecha tienen derecho a la garantía del fondo. Es decir, si solicitas el reembolso de tu fondo antes de esta fecha, puede que tengas que pagar comisiones y asumir pérdidas.  
  • Ventanas de liquidez: Siguiendo con las comisiones mencionadas en el punto anterior, hay una forma de solicitar el reembolso de un fondo antes de la fecha acordada sin tener que pagar comisiones por ello. Esto se conoce como ventanas de liquidez, fechas en las que el inversor puede solicitar el reembolso, que puede ser total o parcial, sin tener que esperar a la fecha establecida.  Sin embargo, ten en cuenta que se hace con el valor liquidativo de la fecha y la garantía no se aplica. Por tanto, puede que el inversor tenga pérdidas.
  • Periodo de comercialización: Es el periodo en el que un inversor puede comprar participaciones de un fondo garantizado sin comisión de suscripción.

Tipos de fondos garantizados

Los fondos garantizados se clasifica en tres tipos:

  1. Fondos garantizados de renta fija: este tipo de fondo de inversión, también conocido como fondo garantizado de rendimiento fijo, garantiza la devolución de la inversión inicial más una rentabilidad fija. Por tanto, el inversor recupera el dinero que ha invertido y obtiene una rentabilidad. Este es el fondo garantizado menos riesgoso, y como tal es la mejor opción para los inversores con un perfil conservador.
  1. Fondos garantizados de renta variable: este fondo de inversión garantizado devuelve la inversión inicial al inversor. Sin embargo, la rentabilidad que ofrece es variable, por tanto, no está garantizada. Esto significa que la rentabilidad depende del comportamiento de varios activos financieros o índices. Es decir, si la evolución de estos activos o índices no es positiva, puede que el inversor no obtenga rentabilidad.
  1. Fondos garantizados de forma parcial: este fondo garantizado es el más riesgoso, ya que no garantiza que el inversor recupere el 100 % de su inversión inicial. Si prefieres asumir menos riesgo, recuperar todo tu capital inicial o tener una rentabilidad asegurada, opta por un fondo garantizado de rentabilidad fija o por productos de ahorro como los depósitos a plazo fijo.

Ejemplo de estrategia de fondos garantizados 

Los fondos de inversión garantizados son aquellos que garantizan de forma total o parcial el capital inicial depositado al final del plazo determinado. 

La rentabilidad que se obtenga dependerá de que se cumplan determinadas circunstancias previamente establecidas, pero en cualquier caso el inversor tiene garantizado su capital inicial (o un porcentaje del mismo conocido en el momento de contratar el fondo garantizado).

Los fondos garantizados se construyen depositando la mayor parte del dinero en renta fija y arriesgando una pequeña parte. Por ejemplo, un inversor deposita 10.000 euros en un fondo garantizado a 1 año con la posibilidad de obtener determinadas rentabilidades en caso de que suba el Ibex 35.

Supongamos que la renta fija a 1 año da un interés del 5%. Eso quiere decir que si colocamos 9.523,81 euros en renta fija al cabo de 1 año tendremos 10.000 euros (9.523,81 x 1,05 = 10.000). 

Con eso ya se garantiza que el inversor recuperará sus 10.000 euros al cabo del año. Los 476,19 euros restantes (10.000 – 9.523,81 = 476,19) se pueden invertir con un riesgo muy elevado, ya que aunque se pierdan íntegros quedarán los 10.000 euros de la renta fija. Como el banco cobra una comisión (suponemos 50 euros) la cantidad libre para invertir es algo menor, 426,19 euros (476,19 – 50 = 426,19).

Lo habitual es que estos 426,19 se utilicen para comprar opciones financieras que en el ejemplo propuesto serían opciones sobre el Ibex 35. Resumiendo mucho cuando se compran opciones se puede perder todo el dinero invertido o se pueden obtener rentabilidades muy altas.

Si la Bolsa baja las opciones que se compraron por 426,19 pasarán a valer 0 al cabo del año y al inversor se le entregarán los 10.000 euros que están en renta fija.

Si la Bolsa sube las opciones subirán de valor y el inversor obtendrá una rentabilidad adicional. Supongamos que la Bolsa tiene una fuerte subida y el precio de las opciones se duplica, pasando a valer 852,38 euros (426,19 x 2 = 852,38). El inversor obtendrá los 10.000 euros de la renta fija más los 852,38 de las opciones, lo que hace una rentabilidad del 8,52% sobre los 10.000 euros inicialmente invertidos. Ojo el inversor hace un 8,52% y el mercado mucho más. 

Una variante son los fondos que garantizan un porcentaje del capital inferior al 100%. Supongamos un fondo igual al anterior con la única diferencia de que garantiza únicamente el 90% del capital invertido al cabo del año. Se construiría de la misma forma, variando únicamente las cantidades a invertir en renta fija y opciones. En renta fija se invertirán 8.571,43 euros (8.571,43 x 1,05 = 9.000) para asegurarse de que dentro de 1 año el inversor tendrá 9.000 euros en renta fija, el 90% del capital invertido. Eso hace que el dinero a invertir en opciones sea superior, 1.378,57 (10.000 – 8.571, 43 – 50 = 1.378,57). El resultado es que a cambio de correr un riesgo algo mayor el beneficio potencial también es mayor.

El banco que ofrece un fondo garantizado no corre ningún riesgo. Su beneficio consiste en la comisión que cobra por el desarrollo y la gestión del fondo. La banca siempre gana. 

Nota: No se han tenido en cuenta las comisiones de la compra / venta de las opciones para simplificar el ejemplo. Son una cantidad pequeña pero en la realidad hay que pagarlas y reducirían muy ligeramente la rentabilidad obtenida.

¿Puedo recuperar mi dinero cuando quiera?

La mayoría de fondos garantizados cuentan con liquidez diaria. En otras palabras, podrás retirar o traspasar el dinero cuando quieras. Eso sí, hacerlo tendrá un coste. 

Como ya has aprendido, la garantía del fondo solo se aplica a fecha de vencimiento. Si recuperas el dinero del fondo antes de tiempo lo harás a precio del mercado. Es decir, según el precio de las participaciones del fondo en ese momento y ese precio puede ser superior o inferior al que tu pagaste. En resumen, no tendrás garantía alguna.

A esto se pueden sumar costes y penalizaciones adicionales. 

También hay fondos sin liquidez diaria, pero que sí incluyen ventanas de liquidez. Estas ventanas son periodos en los que podrás retirar tu dinero sin pagar gastos ni penalizaciones extra. Eso sí, la garantía seguirá sin aplicarse en esas ventas de liquidez.

¿Qué pasa cuando vence el fondo garantizado?

Cuando se alcanza la fecha del vencimiento, el rendimiento habrá sido el garantizado o puede haber sido superior. En cualquier caso, llegará el momento de recuperar tu dinero.

En este punto, el funcionamiento de un fondo garantizado es ligeramente distinto al del resto de fondos. Cuando vence un garantizado lo más habitual es que desde el fondo te plantean varias opciones:

  • Recuperar tu dinero (lo menos habitual). Dependiendo del banco lo normal es que ofrezcan algún producto financiero para que puedan seguir gestionando tu dinero y llevando su comisión. 
  • Convertir el fondo en un fondo sin garantía y con una política de inversión diferente. Por ejemplo a un fondo de inversión monetario.
  • Renovar el fondo con un nuevo periodo de garantía, normalmente con cambios sobre la rentabilidad de la misma. Para saber si te interesa, puedes acudir al apartado de mejores fondos de inversión garantizados, de la entidad financiera, para ver cuáles son los más rentables.

Consejos para la inversión en fondos de inversión garantizados

Si quieres invertir en un fondo de inversión garantizado, sigue estos consejos:

  • Revisa el DFI: las entidades que ofrecen fondos de inversión, como los garantizados, deben proporcionar al inversor el documento de datos fundamentales para el inversor (o DFI).
  • Compara fondos y sus comisiones: los fondos pueden cobrar comisiones diferentes. Por tanto, es crucial que antes de contratar uno sepas bien qué comisiones pueden cobrar. Por lo general, en los fondos de inversión garantizados tendrás que prestar atención a la comisión de suscripción y a la comisión de reembolso.
  • Acepta el nuevo periodo garantizado sólo si estás de acuerdo con los cambios: cuando llega la fecha de vencimiento de la garantía se establece un nuevo periodo garantizado que puede ser diferente del anterior. Es decir, el fondo puede tener nuevas condiciones y características. El inversor o partícipe tiene dos opciones: si no le convencen las nuevas condiciones puede recuperar su capital (y la rentabilidad obtenida, si la hay) o traspasarlo a otro fondo sin pagar la comisión de reembolso; aceptar las nuevas condiciones y características del fondo si está de acuerdo con ellas.
  • Antes de elegir un fondo de inversión garantizado, es esencial evaluar cuidadosamente sus características, comparar rendimientos pasados y tener en cuenta las necesidades particulares de cada inversor. Consultar con un asesor financiero puede proporcionar una mejor comprensión de las opciones disponibles y ayudar a tomar decisiones informadas.

Perfil de inversor recomendado

Antes de invertir en fondos de inversión garantizados, es fundamental tener en cuenta el perfil de inversor recomendado. Estos fondos son ideales para inversores con un enfoque más conservador, que buscan proteger su capital mientras obtienen rendimientos adicionales. 

Es importante evaluar el nivel de tolerancia al riesgo y entender que los fondos garantizados ofrecen seguridad y estabilidad, pero a costa de una posible menor rentabilidad en comparación con otros productos de inversión.

Claves para maximizar la inversión y minimizar riesgos

Para maximizar la inversión en fondos de inversión garantizados y minimizar riesgos, se deben considerar las siguientes claves:

  • Diversificación: Es recomendable distribuir el capital invertido en diferentes fondos garantizados para reducir la exposición a un solo producto o entidad financiera.
  • Análisis de rentabilidad: Antes de invertir, es esencial estudiar el histórico de rentabilidad de los fondos garantizados y su comportamiento en diferentes escenarios económicos.
  • Costes y comisiones: Es importante conocer los costes asociados a la inversión, como las comisiones de gestión y otros gastos relacionados.

Aspectos a considerar antes de invertir en fondos garantizados

Antes de invertir en fondos de inversión garantizados, es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Fecha de vencimiento y ventanas de liquidez: Es vital conocer la fecha de vencimiento de la garantía y las opciones de liquidez disponibles antes de tomar una decisión de inversión.
  • Condiciones y renovación de garantía: Se deben revisar detenidamente las condiciones de renovación de la garantía y la comunicación proporcionada por la entidad financiera para entender cualquier cambio que pueda afectar a la inversión.
  • Asesoramiento profesional: Ante la complejidad de los fondos garantizados, es recomendable contar con el asesoramiento de profesionales financieros que puedan ofrecer una visión experta y personalizada.
  • En general los fondos garantizados no aseguran la inversión en todo momento, sino sólo en una fecha determinada: la de vencimiento de la garantía.
  • No todos aseguran la obtención de rendimientos. Antes de invertir, comprueba si el fondo de inversión garantizado ofrece una rentabilidad fija y segura o sólo garantiza la inversión inicial.
  • Los fondos garantizados suelen cobrar elevadas comisiones por realizar suscripciones y reembolsos durante el período de garantía, con el fin de restringir la entrada y salida de partícipes (salvo en las ventanas de liquidez).
  • Los reembolsos realizados en una ventana de liquidez no se benefician de la garantía. Aunque están exentos de comisión de reembolso pueden acarrear pérdidas.
  • No olvide consultar el folleto informativo del producto para conocer el período de comercialización, fecha de vencimiento de la garantía, objetivo de rentabilidad, comisiones, ventana de liquidez, preavisos, etc. Es importante consultarlo tanto antes de realizar la inversión como una vez que se tiene la condición de partícipe.
  • Es importante revisar atentamente las comunicaciones remitidas por la entidad sobre el vencimiento y condiciones de renovación de la garantía.

Con estos consejos, podrás tomar decisiones informadas y maximizar tus oportunidades de inversión en fondos de inversión garantizados.

Y una cosa más, mi opinión sobre los fondos de inversión garantizados

He de reconocer que llegué al mundo de la inversión gracias a haber comprado un fondo de inversión garantizado. Y aunque es un producto financiero que a primera vista puede parecer muy atractivo no lo es tanto.

En primer lugar, da igual lo que pase, el banco siempre gana. Siempre se va a llevar su comisión. Ten esto en cuenta, el banco no es tu amigo y le va dar igual que tú ganes o pierdas.

Siguiendo con el tema de las comisiones. Estas comisiones no suelen ser pequeñas. Especialmente usando de excusa la garantía, la comisión del banco es más elevada. 

Un fondo de inversión garantizado de renta fija te va garantizar una rentabilidad menor a la que existe en el mercado. Es cierto que es posible ganar más si se dan las condiciones.  En un fondo de inversión garantizado de renta variable, puede que no pierdas pero tampoco vas a ganar si las condiciones del mercado son buenas.

En penúltimo lugar, la liquidez. Tener el dinero invertido pero no poder recuperarlo cuando quieras puede que no siempre sea una buena idea. Especialmente si lo comparamos con productos similares en los que no hay este tipo de penalizaciones.

Parecen sencillos. En el banco te lo pueden explicar como algo novedoso, garantizado, sin problemas y tal. Pero como hemos visto son productos más complejos de lo que parecen. 

Creo que está claro a mi no me gustan especialmente. Pueden tener sentido para algunos perfiles.

Si tienes mucho dinero y una parte de ese dinero lo inviertes en fondos garantizados, me parece una excelente idea. Pero si todo tu dinero va a uno de estos fondos, puede que te quedes atrapado unos años sin poder recuperar tu dinero por no haber entendido cómo realmente funciona la garantía.

Si no quieres perderte ninguno de mis contenidos suscríbete a mi lista de correo.

Para mejorar tus Finanzas Personales es aquí 👇

Y esto es todo, la semana que viene te espero por aquí con un nuevo podcast.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio