223. Donde guardar los ahorros

Aquí tienes el Podcast del capitulo 223. Donde guardar los ahorros

También me puedes seguir en iVoox, SpotifyApple Podcast, Google Podcast, Amazon music y Spreaker.

Puedes escuchar aquí este podcast 👆 o leer un resumen a continuación.

Antes de conocer donde guardar los ahorros. Debemos tener claro que son los ahorros. Y cuales son las “diferentes partes” o diferente tipos de ahorros. 

Qué son los ahorros

Ayer comentaba la diferencia entre ahorros e inversiones.

Los ahorros son un dinero que tenemos pensado gastar. Pero no ahora, sino dentro de un plazo más o menos corto. Generalmente menos de 3 años. O con una finalidad muy específica sin un plazo concreto. 

Diferentes tipos de ahorros y donde se guardan 

No todo el dinero que tenemos ahorrado tiene la misma finalidad ni tenemos previsto gastarlo en los mismos plazos. Para mi, los ahorros se dividen en:

#1 Fondo de maniobra

Este dinero, no se puede considerar propiamente como ahorros. Se trata de “un resto”. Una cantidad de dinero que siempre tenemos en nuestras cuentas corrientes para evitar quedar en negativo y nos cobren comisiones o intereses.

Si tienes una cuenta en la que recibes tus gastos y facturas. Yo recomiendo que en esa cuenta debe haber el equivalente a un mes de tus gastos.  

Si por alguna razón existe un problema con tu nómina o tus ingresos y este mes se retrasa por cualquier circunstancia. Que tengas un cierto margen de seguridad.

La finalidad de este dinero es no quedar con la cuenta en negativo y evitar tener problemas con algún proveedor o cargos y comisiones del banco por descubiertos.

Si en esa cuenta no tienes ningún tipo de cargo, esa cuenta puede quedar a 0.

#2 Fondo de emergencias

El fondo de emergencias o fondo de imprevistos es dinero para imprevistos

Es para hacer frente a una gran parte de posibles imprevistos. 

La recomendación es tener entre 3 y 6 meses de gastos. Pero depende mucho de las características personales: 

  • No es lo mismo vivir solo que tener niños pequeños.
  • No es lo mismo ser funcionario que encadenar contratos temporales 
  • No es lo mismo que la mayoría de tus gastos sean fijos (hipoteca, luz, préstamo) que sean gastos “discrecionales”; gastos que decides tu si los haces o no (ropa, restaurantes, viajes, ocio en general).
  • No es lo mismo contar con una gran red de apoyo que no contar con ella. Por ejemplo, que le puedas pedir dinero a tus padres o amigos en caso de necesidad o no tener a quien pedir ayuda. O tener un seguro que cubra ciertos riesgos. 

El fondo de emergencias de forma general se guarda en forma de dinero en efectivo en una cuenta lejos de tu cuenta de gastos. A ser posible en una cuenta remunerada. 

Lo importante del fondo de emergencias no es conseguir rentabilidad por el. Sino que esté disponible para poder usarse en un plazo corto. 

#3 Ahorros para gastos previstos para los próximos meses

Si estás pensando en realizar una compra importante. Desde las vacaciones o los regalos de navidad a comprar un coche o una vivienda. Lo importante es el plazo.

De forma general el lugar son fondos de renta fija o algún producto similar como letras del tesoro. En el caso de que el plazo sea de entre 3 meses y poco más de un año. También se incluyen los depósitos bancarios. Al menos se tenían en cuenta en Europa hasta hace unos 10 años; con las condiciones actuales de tipo negativo ya prácticamente ni se comercializan.  

Plazos menores a 3 meses. Cuando la compra ya está en proceso es el momento de mover esa “inversión” a dinero líquido. 

Para plazos superiores a 1 año. O para un gasto que no tenemos un plazo previsto podemos ir a productos más relacionados con la inversión pero que mantengan la liquidez. Algún producto que no tengamos dificultades para salir de él. Las acciones, los fondos de inversión y los ETF mantienen estas características.  Las criptomonedas también mantienen la liquidez.

Importante; mantener la liquidez, o ser una inversión líquida es que se puede convertir en dinero para gastar de forma rápida y sencilla. Pero no tiene nada que ver con la volatilidad o mantener el valor. 

Por tanto, cuanto más cerca del plazo de necesitar nuestro dinero, debemos reducir el riesgo a productos más volátiles.

Tener ahorros y pedir prestado

Desde mi punto de vista no tiene demasiado sentido pedir dinero prestado cuando tenemos ahorros. Solo se me ocurren 2 casos:

  • Nuestros ahorros/inversiones no son lo suficientemente líquidas, tengan alguna penalización o esperamos una revalorización inminente.  Algunos ejemplos son que tengamos un depósito a plazo fijo de 3 años y faltan solo unos meses para vencer el plazo. Hubo una caída muy fuerte en bolsa o en nuestro activo y seguramente rebote el precio. 
  • La rentabilidad de nuestras inversiones es muy superior a nuestros préstamos. No te estoy hablando de sacarle el 1 o el 2% de diferencia sino al menos un poco más. No se me ocurre ningún ejemplo en el que el riesgo que estamos asumiendo esté justificado. Si existe algún problema con nuestros ahorros o con nuestras deudas seguro que lo acabas lamentando mucho.

Los ahorros para la jubilación

Todo lo que sea ahorro a largo plazo. Más de 3 años. Es inversión y la liquidez tiene menos importancia. Tienes tiempo para salirte de esa inversión. 

Cuando hablamos de cosas como la jubilación o los estudios de nuestros hijos. No estamos hablando de un momento exacto en el tiempo. 

Ni la jubilación es el día que cumples 65 años (o la edad que sea) ni los estudios de tus hijos son la matrícula del primer año de la universidad. Se trata de una época en la que previsiblemente vas a necesitar tirar de tus ahorros para poder cubrir todos tus gastos. 

En el caso de los estudios de tus hijos podemos estar pensando en la matrícula de 4 años de universidad, los gastos de vivir en otra ciudad o los gastos de un máster o postgrado. En euros, 1.000 euros por cada matrícula, 300 euros al mes y 10.000 euros para el máster. 

Esas son las cantidades que vas a necesitar “rescatar” de tus ahorros e inversiones en este momento determinado. 

A efectos prácticos, si has comprado una propiedad cuando nació tu primer hijo para costear los gastos de sus estudios (como es mi caso). No necesariamente la vas a tener que vender en cuanto entre en la universidad. 

En conclusión los ahorros/inversiones para épocas concretas de tu vida en la que previsiblemente no vas a poder cubrir todos tus gastos con ingresos. No tienen por qué ser líquidos. Simplemente debemos aumentar un poco más el fondo de emergencia e ir poco a poco transformando nuestros ahorros en dinero líquido.  

Y siempre pensando en los riesgos y los plazos de la inversión. 

Pre-pagar tu coche o cualquier otra compra importante

Hay personas que cuando se cambian de coche. (Ejemplo, pueden ser las vacaciones u cualquier otro gasto importante). Tienen el dinero suficiente para pagarlo al contado, pues ya habían ahorrado para él.

Estas personas suelen usar este truco. Preguntan o ellas mismas calculan cuándo seria la cuota del coche en caso de financiarlo. Y a partir de ese momento empiezan a apartar esa cantidad de dinero para una cuenta especial. O algún tipo de inversión para su siguiente coche. 

Hay quien hace esto con el seguro del coche, con las compras de navidad o con las vacaciones. Cada mes van “pagando” la parte correspondiente. No es un pago a plazos de un préstamo o una tarjeta sino es pre-ahorrar.

Esa cantidad de dinero la van acumulando en alguna cuenta. Es como pagar a plazos pero sin tener los intereses. Se puede ajustar o parar en cualquier momento si lo necesitas. Y con la posibilidad de conseguir cierta rentabilidad por ese dinero. 

En el caso de un coche, entre ahorros de intereses e intereses generados, el coche nuevo te va costar la mitad, o te podrás comprar un coche mejor más caro. 

Donde guardar los ahorros

Para terminar este artículo haré un pequeño apartado de conclusiones.  Teniendo en cuenta que:

  • Tus ahorros debes ser líquidos o equivalentes a liquidez
  • Debes tener diferentes ahorros para diferentes finalidades.

Los mejores lugares para guardar tus ahorros son:

  1. Una cuenta bancaria diferente a tu cuenta habitual donde recibes tus ingresos y gastos (preferentemente una cuenta remunerada o una cuenta de ahorros).
  2. Un depósito bancario a plazo fijo
  3. En un fondo de inversión monetario
  4. En renta fija a corto plazo; un fondo de inversión o directamente en letras del tesoro
  5. En fondos de inversión mixtos, acciones de compañías poco volátiles o fondos ligados a la inflación
  6. En activos poco volátiles, o que cuentes de vender con tiempo suficiente para no tener que malvender.

Si, quieres aprender más de finanzas personales y muchos otros temas relacionados con el dinero y las inversiones apúntate a mi lista de correo.

Y esto es todo por hoy. Si tienes alguna duda o sugerencia. Te puedes poner en contacto conmigo en quieroserrico.com/contacto o en [email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba