371. Quiero montar un negocio pero no tengo dinero

Esta semana me han preguntado: Quiero montar un negocio pero no tengo dinero. Y esto es lo que he contestado.

Aquí tienes el podcast de esta semana. Lo puedes escuchar en formato audio o leer en formato texto. (Nota, no siempre el texto se corresponde con el podcast).

🎧 Podcast de Quiero Ser Rico 🎧

▶ También me puedes seguir en iVoox, SpotifyApple Podcast, Google Podcast, Amazon music y Spreaker.

Si necesitas más información pásate por mis cursos de finanzas personales en academia de Quiero Ser Rico y mi servicio de coach de finanzas personales.

Para mejorar tus Finanzas Personales es aquí 👇

Como puede que sepas, tengo en mente poner en marcha un negocio en los próximos meses, de momento solo está en fase de idea. Y para reducir el riesgo estoy pensando en estrategias para hacerlo con el menor dinero posible.  

Te voy a contar estrategias y fórmulas para montar un negocio incluso si no tienes apenas dinero.  

Estrategias para emprender sin capital inicial 

Simplificación del proyecto empresarial 

Una de las estrategias clave para emprender sin contar con un gran capital inicial es simplificar tu proyecto empresarial

Esto implica analizar y reducir todos los elementos que no sean esenciales para el inicio de tu negocio

Identifica los aspectos fundamentales de tu idea de negocio y enfócate en ellos, evitando gastos innecesarios. 

Vamos un poco con mi caso. Montar una peluquería. 

Algunos de los gastos más importantes que puedes tener para empezar son el alquiler y la reforma. 

Para el alquiler, en vez de ir a la calle principal, puedes ir a una paralela. En vez de ir a un bajo puedes ir a una entreplanta o un primer piso. 

En nuestro caso, es importante que esté muy bien situada. Muy centrica. Básicamente por dirigirnos a un público de más alto poder adquisitivo. Pero en vez de ser la calle principal buscamos en una calle cercana (paralela o lateral en la zona centro).

La reforma. El local no puede necesitar demasiada reforma. Y la reforma que se tenga que hacer, que sea lo más low cost posible. 

Si la cosa va bien de 2 a 5 años buscaríamos algo mejor. Si va mal, reducimos pérdidas.

Recuerda pensar primero lo que es esencial del negocio y dejar de lado lo que es secundario.

Por ejemplo una cafetería, es más importante tener buena situación que un local espectacular. Por buena situación puede ser en una calle principal, pero también en un barrio en el que no hay ninguna cafetería, en una zona de un polígono industrial, cerca de la salida de la autopista, … 

Dependiendo de la cafetería puede ser esencial contar con diferentes alternativas de desayunos antes que tener helados. 

Piensa que es lo más importante y lo que es secundario.

Margen de seguridad para poner en marcha un negocio 

Si no dispones de suficiente capital propio para iniciar tu negocio, otra estrategia es buscar financiación externa. 

Aunque siempre en primer lugar, lo ideal es aportar fondos propios. 

Un aspecto muy importante es que debes tener un margen de seguridad de unos 2 años. 

Durante el primer año, lo más probable es perder dinero casi todos los meses.

Durante el segundo año, deberías estar en positivo aunque los ingresos no sean suficientes como para sacar un salario.

Por tanto más o menos debes contemplar un escenario en el que durante 2 años el negocio no pueda generarte ingresos para vivir.

Si empiezas muy justo, lo normal es que tengas que cerrar antes de los 2 años de la puesta en marcha.

Es decir, no empieces sin margen de maniobra sino ya vas a estar muerto desde el primer día. 

Diferentes escenarios de la puesta en marcha de un negocio

Lo ideal es que hagas alguna simulación de ingresos y gastos. Ten en cuenta que el papel y el excel lo aguanta todo.

Debes contemplar un escenario normal, uno optimista y otro pesimista. Así como diferentes acciones a poner en marcha según diferentes escenarios.

En un escenario optimista también puede ser negativo. Se le suele llamar morir de éxito. Tener tantos clientes que no eres capaz de entregar un buen servicio.

Según tus proyecciones se van cumpliendo o no. Debes ir tomando diferentes acciones para reconducir los resultados.

Piensa en lo que harías si las cosas no van como tenías pensado. Incluso deberías tener lista tu salida. 

Por ejemplo, si a los 3 meses, después de hacer todo lo previsto, no consigo cubrir el 50% de los gastos, cerramos. 

Bootstrapping: financia tu negocio utilizando tus propios ahorros o ingresos generados por la propia empresa.

Hacer bootstrapping es hacer crecer el negocio sin recurrir a financiación externa. Es usar los propios recursos de los que cuentas. Se puede hacer publicidad y similar pero siempre con los recursos de la empresa.

Financiación externa para tu negocio

Después de planificar todo lo anterior toca pensar en vías externas para conseguir el dinero.

Para financiar un negocio hay varias opciones.

Capitalizar la prestación por desempleo

Por ejemplo, si cambias de un trabajo de cuenta ajena a uno por cuenta propia después de un despido o de un fin de contrato. Puedes solicitar la prestación por desempleo en un pago único para la puesta en marcha de un negocio e incluso el pago de las futuras cuotas de la seguridad social.

Si pasa este escenario, en nuestro caso, sin duda nos lanzaremos a por ello.

En nuestro caso sería el empujón que necesitamos. Pero porque ya tenemos todo lo anterior más o menos atado.

Financiación externa tradicional

Otras opciones son préstamos bancarios, créditos, ayudas o subvenciones gubernamentales, inversionistas o crowdfunding. 

Para hacerlo de forma efectiva, es recomendable elaborar un plan de negocio sólido que demuestre la viabilidad y rentabilidad de tu proyecto.

Recuerda que los préstamos hay que devolverlos. Y si se calculan mal puede que el negocio se convierta en un problema incluso muchos años después del cierre.

Si puedes optar a alguna subvención, puede ser una forma muy interesante de conseguir dinero. 

Pero es muy importante, primero debes tener esa necesidad y luego ir por la subvención. No al contrario. Pedir una subvención para comprar algo que no necesitas. 

Existen préstamos de algunas instituciones públicas con buenas tasas de intereses. Como préstamos ICO y similares. Pero recuerda siguen siendo prestamos, el dinero lo hay que devolver.

Financiación con Familiares y amigos

La opción de que amigos, conocidos y familiares te financien es siempre una opción. 

En mi opinión es una carta que se debe jugar con mucho cuidado y luego de meditarlo mucho. 

No querrás perder una buena relación por un mal entendido.

Lo que nunca, nunca deberías pedir ni hacer es pedir que algún familiar te avale un préstamo para un negocio. 

Financiar con socios

Una de las formas más exitosas y también de más problemas es emprender con socios. 

Cada socio debe tener muy claro cuál va a ser su rol en la sociedad. Qué es lo que va tener que hacer y que se espera de él. A su vez cómo se repartirán los beneficios y similares.

Socios con perfiles muy similares no suelen dar buen resultado. Pues se van a centrar en los mismos aspectos (puede que choquen en algunos temas) y van a descuidar otras partes del negocio.

Un buen tándem suele ser el perfil más técnico (más gestión interna y procesos) y un perfil más comercial  (más centrado en relaciones con clientes, proveedores, etc) 

De todo esto y mucho más te cuenta El libro negro del emprendedor, que ya he resumido en este podcast. 

Opciones para emprender sin recursos económicos significativos

Estrategias para emprender con éxito

En la mayoría de los casos, hoy en día el arrancar un negocio es relativamente asequible. 

Salvo quieras crear un Ryanair, un Tesla o un Repsol se puede arrancar con pocos recursos.

Pero si vas empezar un negocio, los gastos más importantes no son empezar sino hacer crecer el negocio.

Salvo casos muy puntuales con mucha suerte, lo habitual es tener que hacer alguna estrategia de marketing. Algo para darte a conocer, desde una fiesta de inauguración a publicidad. Contactos con posibles clientes, acudir a ferias, aparecer en prensa, etc. 

Estas estrategias mal gestionadas pueden ser una perdida de dinero considerable.

En este caso es importante optar por un marketing de guerrilla, un marketing con poco dinero y mucho ruido. Por supuesto hay más opciones pero es intentar llegar a más gente con el menor presupuesto posible. 

Herramientas útiles para iniciar un proyecto sin dinero

Además de los recursos mencionados anteriormente, existen herramientas y tecnologías que pueden ayudarte a dar tus primeros pasos en el emprendimiento sin una gran inversión inicial. 

Algunas de estas herramientas incluyen:

  • Software de gestión empresarial gratuito: Existen aplicaciones y programas en línea que te permiten administrar tus finanzas, controlar inventarios y gestionar la comunicación con clientes y proveedores sin tener que realizar grandes inversiones.
  • Plataformas de marketing digital: Aprovecha las redes sociales y otras plataformas en línea para promocionar tu negocio de forma gratuita o a bajo costo, alcanzando a un amplio público objetivo. También te puedes apoyar en influencers. 
  • Cursos en línea gratuitos o de bajo coste: Aprovecha los recursos educativos disponibles en línea para adquirir conocimientos y habilidades relevantes para tu industria sin gastar dinero.
  • Apoyo externo con freelance: Si necesitas un poco de ayuda con algunas tareas siempre puedes contratar a autónomos por horas sueltas. Por ejemplo con administrativo, recepcionista, llevar redes sociales, etc. Utiliza plataformas como fiverr, Workana, Upwork,…

Y una cosa más, Montando un negocio sin dinero

Recuerda que emprender cualquier tipo de negocio requiere un poco de preparación y dedicación.

No puedes poner en marcha el último negocio de moda y esperar que sea un éxito y algo sostenible en el tiempo. 

Por ejemplo, el ciber al que solía ir hace 25 años para chatear y hacer cosas que se hacían en aquella época en internet, aún sigue funcionando y con la misma persona a cargo. Pero ya hace muchos años que no es un ciber, el negocio ha ido mudando. 

No hay nada que te garantice el éxito, pero haciendo bien las cosas tienes muchísimas más probabilidades de que funcione.

Y si piensas que todo va ser como está previsto, lo siento mucho pero habrá muchas dificultades con las que no cuentas. La clave es irte adaptando a los cambios y tomando decisiones según los acontecimientos.

Para terminar recuerda contar con un cierto margen de seguridad financiero. Y no pasa nada por esperar unos pocos meses más para ahorrar y preparar un poco mejor el terreno.

Si no quieres perderte ninguno de mis contenidos suscríbete a mi lista de correo.

Para mejorar tus Finanzas Personales es aquí 👇

Y esto es todo, la semana que viene te espero por aquí con un nuevo podcast.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio