258. Qué son los gastos vampiros y cómo deshacernos de ellos

Aquí tienes el Podcast del capitulo 258. Qué son los gastos vampiros y cómo deshacernos de ellos

También me puedes seguir en iVoox, Spotify  Apple Podcast.

Puedes escuchar aquí este podcast 👆 o leer la reseña completa en formato texto.

Habitualmente, cuando pensamos en recortar gastos, tendemos a fijarnos siempre en los gastos más grandes. Se trata de algo lógico, y propio de alguien que piensa coherentemente.

Sin embargo, esto puede hacernos perder de vista algo muy importante al tomar cualquier medida:
Tan importante es cuánto ahorramos, como el esfuerzo que nos cuesta este ahorro.

Esto puede dinamitar cualquier intento de ahorro, ya que el enorme esfuerzo que nos puede suponer, nos dificultará enormemente ejecutar nuestros planes.

Aquí, suelen entrar en juego los conocidísimos Gastos Hormiga. Seguro que los conoces, son aquellos pequeños gastos del día a día, que no solemos tener en cuenta, pero que debido a que son muchos a lo largo del mes, finalmente suponen un gran gasto

Pero hay otros gastos menos conocidos, igualmente importantes, y que prácticamente todos tenemos: Los Gastos Vampiro.

¿Qué son los Gastos Vampiro?

Los gastos vampiro no tienen nada que ver con estacas y ajos, sin embargo, como las criaturas mitológicas, nos pueden ir chupando la sangre, sin parar, dejando seca nuestra cartera.

Como garrapatas, se ubican en nuestra vida y mes a mes, nos van sustrayendo nuestros potenciales ahorros. 

Dicho así, ¿suena extraño verdad?

Sin embargo, si hablamos de esa suscripción del gimnasio, al que nos apuntamos en Enero, y que desde entonces no hemos vuelto, a todos nos suena más.

Los gastos vampiro se caracterizan por ser suscripciones. Suscripciones que no usamos o que están infrautilizadas.

Dentro de estas suscripciones, podríamos dividirlas en dos grupos:

  • Suscripciones con pago mensual: Son sencillas de localizar, ya que el pago nos llega mes a mes. Los consideramos como parte de nuestros gastos fijos del mes, ya que sabemos que puntualmente nos va a llegar todos los meses en la misma fecha. La suscripción del gimnasio que hemos dicho antes, suele ser un claro ejemplo de ésto. Otro caso muy típico es la factura de teléfonos, de la electricidad, Netflix…
  • Suscripciones con pago trimestral, semestral o anual: Debido a que el pago recurrente es menos frecuente, es mucho más difícil de localizar. Esto se debe a que cuando llega, si no tenemos una buena planificación, nos da una sorpresa. Es un gasto con el que muchas veces no contamos. Y una vez pagado, como tardará en volver a llegar el pago, nos olvidamos, ya que no afecta al resto de meses. Un ejemplo podría ser el seguro del coche.
258. Que son los gastos vampiro y como eliminarlos

¿Que convierte a un gasto recurrente en gasto vampiro?

Leyendo los ejemplos de antes, nos puede venir a la cabeza una queja importante.

Por ejemplo, en el caso del seguro del coche. Es un pago recurrente, si, a veces de un importe bastante algo… pero ¡es que hay que tenerlo!

Efectivamente, si tenemos un coche, estamos obligados a tener un seguro. El pago del seguro como tal, no es un gasto vampiro. Pero puede convertirse en uno, dependiendo de nuestro caso.
Como he comentado antes, lo que realmente define al gasto vampiro, es que es inútil o está infrautilizado. 

Siguiendo el ejemplo del coche:

No es lo mismo tener un coche nuevo y un seguro a todo riesgo, que nos protege de cualquier problema con nuestro brillante coche recién comprado, que tener ese mismo seguro para un coche de 20 años.

Muy probablemente, con nuestro viejo coche de 20 años, un seguro de menor importe nos dará el mismo servicio, ya que el valor actual de nuestro coche es muy inferior al de un coche recién sacado del concesionario.
Se ve muy claramente en el caso de la suscripción del gimnasio:

Estar apuntado a un gimnasio y hacer ejercicio, es algo genial para nuestra salud. Es un gasto que nos aportará mucho en nuestra vida. Sin embargo, si lo pagamos y nunca vamos, será un claro ejemplo de gasto vampiro.

No solo eso, si pagamos suscripción del gimnasio y solo vamos un dia al mes, probablemente se trate también de un gasto vampiro. 

¿Por qué?

Podríamos hacer lo mismo pagando la entrada de un solo día, lo cual tiene un costo muy inferior. Típicamente una suscripción mensual suele costar entre 40 y 50€. Mientras tanto, una entrada de un solo día, puede reducirse a solo 5 o 6 euros. Nuestra suscripción al gimnasio, se ha convertido en un gasto vampiro, que nos está sustrayendo la diferencia mes a mes, sin aportarnos nada.

Esto mismo aplica a la factura del teléfono: Si tenemos contratado 50GB para nuestro teléfono móvil, y gastamos tan solo 10GB, quizá la mejor opción sea buscar otra oferta que se ajuste mejor a nosotros.

¿Cómo ahorrar en nuestros gastos fijos?

Lo primero será localizar cuáles de nuestros gastos fijos son gastos vampiro. Algunos ejemplos típicos son:

  • Alquiler de un piso de 4 habitaciones cuando vivimos solos.
  • Internet y teléfonos cuya velocidad o capacidad es muy superior al gasto.
  • Gimnasio al que no acudimos.
  • Servicio de televisión que no utilizamos.
  • Suscripciones a revistas que no leemos.
  • Membresías de clubes a los que no vamos o no aprovechamos sus ventajas.
  • Suscripción de Amazon, cuando no solemos hacer pedidos.
  • Factura eléctrica.
  • Colegiaturas y carnets profesionales, de profesiones que no ejercemos.
  • Tarjetas de débito y crédito que no utilizamos y nos cobran comisiones.
  • Seguros de coche, salud, vivienda…
  • Pagar 2 veces el mismo seguro sin que te des cuenta, por ejemplo el seguro de viajes que tienes al pagar un vuelo con tu tarjeta y luego contratar el seguro que te ofrece la agencia de viajes.
  • Aplicaciones, juegos, SAS y otros servicios online

Después de reconocer los gastos fijos que se han convertido en gastos vampiro, nos toca ir uno por uno, revisando nuestras opciones:

  1. Eliminarlo por completo, si no lo usamos para nada.
  2. Cambiar de proveedor o buscar alguna opción de pago por uso en lugar de suscripción.
  3. Reducir las prestaciones ofrecidas y que no estamos utilizando para reducir el pago.

En algunos casos, es bastante fácil, sin embargo en otros, puede ser más complejo. Un típico ejemplo que la mayoría no conoce es la factura de la luz.

Ejemplo: ¿Cómo ahorrar en la factura de la luz?

Algunos gastos vampiro son bastante más complejos de tratar, ya que implican tener un mayor conocimiento del tema en cuestión. Un claro ejemplo de todo esto, es la conocida factura de la luz.

Con las subidas y bajadas del precio de la electricidad, la factura eléctrica sale a relucir en las noticias todos los años. Siempre se habla de lo cara que está la luz, etc.
Algunos años da igual cuando consumas, otros te dicen que pongas la lavadora sólo por la noche, otros que la luz está más barata y hay que quitar el gas y ponerlo todo eléctrico…

Lo que mucha gente no entiende, es que en toda factura eléctrica, desde hace muchos años, hay dos partes por las que se paga:

  • Consumo: Se paga por cada KWh que se consume. Dependiendo de cómo se fijen los precios, podrás hacer por ahorrar cambiando tus hábitos, o no.
  • Potencia: Se paga por la disponibilidad de potencia eléctrica. Viene a implicar cuantos aparatos podemos tener conectados a la vez.

Habitualmente, todos pensamos en gastar menos electricidad. Pero en muchos casos, la parte más cara es el término de potencia. Para una vivienda normal, 4KW suele ser suficiente. Pero es muy habitual tener contratados 8 o 9 KW. 

Teniendo esa potencia contratada, tratar de apagar las luces disminuirá muy poco tu factura, mientras que reducir la potencia contratada puede reducir tu factura en un 50% fácilmente.

Incluso en algunos momentos pueden tenerse contratadas dos potencias diferentes, una por la noche y otra por la mañana.

Para hacer esto, basta con llamar a nuestra compañía eléctrica y seguir sus instrucciones. Reducir la potencia es totalmente gratis, se puede hacer una vez al año y es un proceso totalmente reversible. 

Algunos gastos vampiro puede que nos requieran preguntar al respecto a algún familiar o amigo cómo podemos reducir la factura. Incluso preguntar cuánto están pagando por sus servicios puede ser una gran idea, ya que podrás descubrir que en muchos casos hay diferencias sustanciales entre lo que paga una persona y otra por servicios similares, solo por tener diferentes tarifas o proveedores.

Aquí tienes otros consejos de como ahorrar en la factura de la luz

Y una cosa más. Como eliminar los gastos vampiros de forma radical

Actualmente el modelo de suscripciones es cada vez más popular. Especialmente en muchos servicios on-line. Lo cual está genial pues te puedes beneficiar de un servicio espectacular a un precio reducido.

La academia de Quiero Ser Rico es una de ellas. Acceso a un montón de formación por un precio muy reducido. 

Pero si al final no usas ese servicio sin duda es mejor darte de baja y volver a contratarlo cuando realmente lo necesites, aunque sea a un precio mayor.

Ya te he hablado de esto hace mucho tiempo, fue en el capítulo 14, aunque en aquel momento no sabía que este tipo de gastos se le llamaba, Gastos vampiro. En el capitulo 14, te explica una forma un poco radical para acabar con ellos. Se llama el método reset de los gastos.  

El método reset, es reiniciar. Es pulsar el Ctrl + Alt + Supr en nuestros gastos. Se trata de dar todo de baja, absolutamente todo lo que puedas de baja. Esperar un tiempo y solo contratar lo que realmente uses y necesites. 

Si no quieres ser tan radical tienes que ser un poco más disciplinado. En muchos casos puedes darte de baja hoy mismo y seguir disfrutando del servicio hasta que venza el periodo que has contratado. Por ejemplo Netflix, lo pagas el día 3 de cada mes, lo puedes dar de baja el día 4 y puedes seguir viendo Netflix hasta el día 2 del mes siguiente.

En otros casos no puedes hacer nada hasta una determinada fecha, apúntate en el calendario de tu móvil ese día y activa una notificación.  “Dar de baja X hoy” “Fin de la permanencia con la operadora del movil, cambiarme de tarifa

Sin darte cuenta los gastos vampiros empiezan a aparecer en tu vida como champiñones. Primero 1, luego 2 y para cuando te das cuenta más del 10% de tus ingresos ya están comprometidos. Mátalos hoy mismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba