283. Mis clientes ricos no ahorran

Aquí tienes el Podcast del capitulo 283. Mis clientes ricos no ahorran

También me puedes seguir en iVoox, SpotifyApple Podcast, Google Podcast, Amazon music y Spreaker.

Puedes escuchar aquí este podcast 👆 o leer el artículo formato texto.

Tengo un servicio de coach financiero, en el que ayudo a otras personas a mejorar sus ahorros, a definir sus prioridades financieras y a elaborar un plan de acción para llevar sus finanzas al siguiente nivel.

Haz clic en este enlace para saber más sobre mi servicio de coach financiero.

Y de vez en cuando detectó patrones comunes en varios clientes que me hacen reflexionar y a veces comparto en este podcast. 

Indicar que todo lo comentado con cada cliente es absolutamente confidencial.  Estos son datos comunes que en ningún caso se corresponden con nadie en particular. 

Datos de partida del cliente que no consigue ahorrar

Como dice el título del podcast, es sobre clientes que no consiguen ahorrar. No sería nada destacado excepto por que son personas con ingresos muy superiores a la media.

Familias con ingresos netos mensuales de más de 4.000 euros y en algunos casos  incluso más del doble.

En muchos casos, no solo es un nivel alto de ingresos sino que también es habitual tener un cierto patrimonio familiar heredado. Generalmente en forma de alguna propiedad inmobiliaria.

Los ingresos mencionados antes pueden ser por trabajo o pueden ser por alguna renta de un alquiler o una combinación de ambos. 

En todo caso la situación a final de mes es muy similar. Todo lo que entra, es igual a todo lo que sale. 

Los problemas de no ahorrar

A nivel teórico, sobre el papel en el excel todo está más o menos bien. El patrimonio familiar se conserva, no hay deudas y todo esto.

Vamos no se crece financieramente pero tampoco se pierde patrimonio.

Esto es a nivel teórico. Porque la realidad no siempre es así. Cuando no ahorras y gastas hasta el último céntimo no tienes margen para error. Y todos antes o después siempre tenemos imprevistos. Un gasto imprevisto. Ya sabes de lo que hablo, de pequeñas cosas que se acaban rompiendo. 

Estas cosas con ingresos altos se suelen llevar relativamente bien. Te rompen el mes, ese mes te “obligan” a ahorrar más y en 1  o 2 meses te puedes recuperar.

Pero a estos gastos imprevistos, también hay imprevistos de la vida. Que pueden ser lo mismo pero no tienen por qué serlo.

Un problema de ingresos en el trabajo, una enfermedad, un hijo que se va estudiar fuera, un padre que necesita cuidados. 

La mayoría de las personas que me contactan sus problemas de dinero no son tanto por un problema de estos que te acabo de mencionar, sino por el temor o la incertidumbre a un problema de estos.

Y es que habitualmente somos un poco más dramáticos de lo que realmente es la situación en realidad.  Nos preocupamos por situaciones que todavía no han sucedido y es posible que no sucedan. 

Mis sesgos y percepciones

Igual estás pensando, pues esa gente no está tan mal. O cómo es posible que lleven ese rumbo y no se den cuenta. 

Ten en cuenta que te estoy hablando de gente que me contacta para ayudarles con sus finanzas. Lo cual es si es una excepción. 

Las personas que piden ayuda son muy pocas. Y hacerlo en muchos casos es reconocer que tienes un problema. No siempre es así en muchas otras cosas quieren un consejo sobre inversiones o cómo gestionar mejor su patrimonio. 

Generalizando bastante suele ser más un tema de mentalidad y creencias, que un problema de si invierto en A o en B.

Un coach en finanzas no te puede recomendar específicamente ningún producto. Como máximo te puede orientar y hacerte reflexionar si tu perfil de riesgo y los productos seleccionados se adaptan a tu perfil.

Hablemos un poco más de la situación financiera de este ejemplo.  

Lio familiar con las propiedades

Es habitual, no solo en familias de ingresos altos, sino en muchos más casos de los que te puedas imaginar algún lío con las propiedades familiares.

Estas propiedades o algunas de ellas no son al 100% en propiedad. Suele ser una propiedad de la que no se es dueño y libre de hacer con ella lo que se quiera. 

Son propiedades que se han heredado y la propiedad es entre varios hermanos en el mejor de los casos. O entre otros parientes más o menos cercanos. Un sobrino, una tía, etc. 

En la mayoría de los casos la situación es buena, hay una buena relación. Y  como la relación es buena, no queremos tocar nada para no estropearlo. 

Propiedades sin uso o poco aprovechadas 

Lo que suelen tener estas propiedades es que son antiguas. Y necesitan un mantenimiento y cuidado constante.

También suelen tener un valor alto, pues con el paso de los años han quedado muy bien situadas. Y en general suelen ser grandes, al menos si lo comparamos con las dimensiones habituales. 

Vamos que el IBI de una de estas propiedades puede estar cerca de los 1.000 euros. 

Y suele suceder que son propiedades que no están en la misma localidad en la que vive el dueño. Bien porque se fue a vivir a otro lugar diferente a donde era originario (puede que incluso esta “mudanza” la hiciesen sus padres). O porque eran segundas residencias. La casa de verano, la casa de invierno, etc. 

Los gastos más habituales

Familias con ingresos de más de 4.000 euros al mes, de 6.000 e incluso de No creas que son personas de restaurantes caros, lujos o coches caros que cambian cada 2 años. 

Son personas corrientes. Que hacen la compra en el mismo lugar que tú y yo. Buscan ofertas, compran en el mercadona y todas estas cosas.

Y sí. A final de mes discuten por dinero como en casi todas las familias y en todas las parejas. 

Entonces ¿Donde se les va el dinero?

Te voy a ser sincero. Realmente no gastan como una familia de menos de 2.000 euros. Pero sus gastos son muy similares en muchas categorías y tienen algún gasto extra.

los ricos no ahorran

Lo mismos gastos que una familia “normal”

Sus gastos en alimentación, suministros de casa, ropa, etc son muy similares. Un poco más altos pero no hay ninguna partida que digas. Ahí está el problema. 

Es lo que se llama, en cierta medida, la carrera de la rata. Tienes un poco más de dinero y compras una ropa un poco más cara. Un coche un poco mejor. 

Tal vez un colegio concertado para sus hijos o privado para sus hijos. Y no es porque piensen que el colegio es mejor, que a veces es por eso. Un colegio mejor, sino que en ciertos casos es por proximidad o por que el horario se adapta mejor. 

En la gran mayoría de los casos, las personas con las que me he encontrado tienen también una hipoteca, en muchos casos de una cuantía importante, pero que nunca suele superar el 20% de sus ingresos mensuales (25% en contadas ocasiones).

Y esto ya depende, en algunos casos, tienen unas vacaciones mucho mejores. En otros casos no gastan nada de vacaciones salvo el desplazamiento en ir a su segunda residencia (está el mantenimiento)

Lo gastos extra

A estos gastos más habituales les llegan otros más de mantenimiento del patrimonio. Más impuestos, más IBI y algún que otro gasto asociado a los bienes. 

El registro de gastos

Una característica muy común son las personas que no llegan a final de mes. Y eso ya no es solo de este nivel de ingresos. Es que no saben exactamente en donde gastan todo el dinero que ingresan.

Solo saben que no llegan, o llegan justo a final de mes.

Paso previo a las sesiones privadas de consultoría le pido a todos mis clientes su registro de gastos y un breve resumen patrimonial. Para esto les envío una plantilla y un video de como se hace. 

Sé que es un freno muy grande pero tiene una buena razón. Mejor dicho 2 razones:

  • Es una información que necesito para poder entender mejor la situación. No necesito mucho desglose, solo hacerme una idea. Es decir que me bastaría algo mucho más sencillo. 
  • La razón principal es que quiero que tengas que parar un momento a pensar en sus gastos y en como sale de sus vidas. Con ese ejercicio ya son más conscientes de su situación. Y no es la primera vez que alguien me lo dice. Después de completar la tabla se dan cuenta de algunas cosas con las que no eran conscientes y ya van a recortar (o al menos eso dicen).  

Inversiones personales del cliente que no consigue ahorrar

En algunos casos aparte de las propiedades es posible que tengan un fondo de inversión o acciones que han heredado.

Y en general no saben nada de esas empresas. Solo saben que las tienen y que de vez en cuando por algunas de estas acciones les reparten dividendos. O tienen unas carteras de fondos con muchísima renta fija igual que alguien de 70 años. 

El plan de acción

Con estos datos llegamos al momento del informe final y en las acciones a trabajar.

En primer lugar recomiendo trabajar un poco más con el registro de gastos, esto es algo sutil pero con el ejercicio de inicio pues es suficiente para orientar sobre cómo hacerlo.

En segundo lugar es repartir las propiedades. Hacerlo sin prisa pero avanzar en ello. Ahora la familia está bien pero eso puede cambiar. Sobre todo esa propiedad pasa a manos de otro familiar. Nadie te garantiza que tu cuñado, tus sobrinos o primos van a darle tanta importancia a la familia. 

Eso en un caso, pero sobre todo si nosotros (el cliente), muere nadie sabe si van a respetar a tus hijos igual que hacían contigo. 

Algo que suele funcionar bastante bien es algo que hizo mi mujer con sus hermanas y hermano.  Tenían la que en su día fue la casa familiar abandonada. Mi mujer les hizo una oferta de compra o venta. El importe es lo de menos. En este caso creo que eran unos 5.000 euros. En ese precio vendía su parte o le compraba la parte a cualquiera de ellos.  No aceptaron ninguna de las opciones en ese momento, pero hizo que la cosa se moviese y encontrasen un comprador que les ofreció más o menos eso. Y esa es toda la herencia de mi mujer, pero es ya es otro tema.

Tercer punto importante, las propiedades se venden o se alquilan. Es que estar paradas no tiene mucho sentido. En algunos casos de perfiles más arriesgados o inversores puede ser buena idea vender y comprar en otra zona y otro tipo de propiedad más rentable. 

Un cuarto punto es revisar el perfil de riesgo. Simplemente por mi parte es comentar si creo o no que puedan tener un perfil adecuado y les derivó a algún servicio gratuito. Por ejemplo un roboadvisor para hacerse el test inicial y descubrir qué tipo de fondos e inversiones le recomiendan. Y también suelo enviar información de fondos o productos alternativos que hacen exactamente lo mismo que el cliente tiene contratado pero a menor coste. 

Y lo de gastar un poco menos. Eso nunca lo recomiendo. Es muy fácil de decir, difícil de hacer. A algún cliente le he pasado datos del INE o recomendado revisar los gastos por si pueden hacer algo más. O en otros casos he recomendado ahorrar un poquito más si estaban ahorrando el 9% y llegar al 10% y similar. No tiene casi relevancia, pero estas cifras exactas ayudan a mantener el foco. 

Y una cosa más

Si necesitas ayuda con tus finanzas, tal vez un coach te pueda ayudar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba