fbpx

88. La educación financiera nada tiene que ver con el dinero

Ir a descargar

Tal vez me pásese un poco con el título del capítulo de hoy, pero pienso que en más 85% de los casos la educación financiera nada tiene que ver con el dinero.

El dinero es muy importante, cuanto ganamos, cuanto gastamos, cuanto invertimos. Que rentabilidades tenemos y muchos más detalles. Eso mismo detalles.  Hoy vamos entrar en profundidad en los principales errores económicos que muchas personas cometen.

88. La educación financiera nada tiene que ver con el dinero

Si no tiene que ver con el dinero entonces ¿Que es la educación financiera?

La educación financiera no tiene que ver con nuestro nivel de ingresos. Cuanto más ingresemos todo es más fácil. Pero más dinero ni nos da más inteligencia financiera ni más libertad económica.

La educación financiera es conocer cómo influyen nuestras acciones del día a día en nuestros resultados económicos.

Hábitos de vida

Por tanto una parte muy fundamental de la educación financiera son nuestros hábitos de vida. Todas esas rutinas que tenemos en nuestro día.

Y aquí entran muchas cosas que voy ir desarrollando a lo largo del capítulo de hoy. Algunos ejemplos de lo más sencillos son todas esas buenas prácticas ambientales que siempre nos cuentan.

Apaga las luces, cierra los grifos, repara las pequeñas fugas, aísla la casa, conduce eficientemente, no te pases con la calefacción o el aire acondicionado, etc. Recuerda es bueno para tu planeta y es bueno para tu bolsillo.

Pero también cosas más discrecionales o hábitos más tangibles. Ya hace muchos capítulos hable de los gastos hormiga. Y a eso me refiero en estos momentos todos esos pequeños gastos que tenemos todos en el día a día que al final del año suman una buena cantidad.

Un último grupo de hábitos que quiero destacar son los relacionados con la salud. Muchas personas destrozan su salud por trabajar demasiado para después intentar recuperarla gasta mucho dinero.

Ego, vanidad y comportamientos. La apariencia no es importante

Otros errores, por llamarlos de alguna forma, que cometemos la inmensa mayoría de las personas están relacionados con nuestra imagen pública. Lo que los demás puedan pensar de nosotros.

Coches caros, ropa y complementos caros (como relojes o bolsos), zapatos caros, restaurantes de lujo, vacaciones y muchas más cosas.

lujo coche caro malos gastos

Pero no solo tienen que ser cosas de “lujo”. Sino la comparación con el vecino, tu hermano, tu primo o tu cuñado.

El no querer ser menos, el querer aparentar que somos felices, que nos va bien o en la mayoría de los casos no sabemos porque pero por nuestro sentido de pertenencia al grupo nos lleva a tomar malas decisiones económicas.

Creo que no hay mucho más que explicar. Todos lo hemos vivido en mayor o menor grado y sobretodo conocemos a esa gente que para “demostrar” no sé lo que, se endeudan para irse de vacaciones, se compran coches de más de 30.000 con préstamos a 10 años. O usan el dinero de un préstamo para pagar otro préstamo.

Pensar más en hoy y menos en mañana; la Visión a largo plazo

Y es que el problema es que pensamos mucho más en hoy y mucho menos en mañana o en largo plazo.

Este es el tercer error que comente la gente con menos educación financiera. Pensar en corto plazo. Pensar en la recompensa inmediata y no en la recompensa a largo plazo, como en el experimento de los niños y las golosinas.

Una forma de hacerlo, de pensar más en largo plazo es pensar en nuestros ingresos y en nuestros gastos de forma anual o incluso en forma de décadas.

Un gasto de 100 euros al mes. No son 100 euros son 1.200 euros al año. O 12.000 euros en 10 años.

Cambiarte de tarifa de teléfono e internet no son solo 10 euros menos al mes, son 120 euros.

Tener esta visión más de conjunto y más a largo plazo te va permitir tomar mejores decisiones.

No pensar en justicias divinas o que nosotros lo merecemos

El cuarto error es pensar en que nosotros nos merecemos ese capricho. Que por alguna ley divina o del universo o como lo quieras llamar nos merecemos tener algo.

Al menos yo no creo que me merezca nada. Si quieres comprarte algo porque te hace ilusión, te gusta o te lo has propuesto como recompensa por cumplir un objetivo está muy bien. Pero no te compres nada porque eres tú y tú te lo mereces.

Ser un aprendiz; el desarrollo personal, el aprendizaje constante y la mejora continua

El dinero es muy importante. Pero la educación financiera es más que el dinero. El quinto error es pensar para ser rico hace falta dinero. Que el dinero trae al dinero o que sin dinero nunca lograrás nada.

En cada generación existen muchas familias muy ricas que pasaron a perderlo todo. Y familias de origen muy humilde pasaron a ser millonarios. Seguramente hace varios siglos, en la edad media, esto no pasaba pero en el Siglo XXI rápidamente se pierde un patrimonio y también se puede ganar. Rápidamente no es cuestión de meses pero si unos pocos años.

También existen numerosos casos de empresarios de sé arruinaron completamente para que después de unos pocos años recuperasen lo perdido y mucho más. Su secreto no estaba en el dinero que ya no tenían sino en sus conocimientos.

La educación financiera es cada día aprender algo más sobre cómo funciona el dinero, cómo funcionan los negocios y las inversiones. Como poder hacer mejor tu trabajo o como poder servir mejor a tus clientes.

Le puedes llamar desarrollo personal, le puedes llamar formación o le puedes llamar estudiar. Da igual, es cada día intentar ser un poco mejor que el día anterior.

aprendizaje libros

Aprende de cada error y sigue formándote. Me anoto hablar en un próximo capítulo hablar más sobre este tema.

Pide ayuda. No sabes, no puedes hacerlo todo tu solo

El sexto error es no pedir ayuda. Y la ayuda tanto desde un punto de vista de contar con un equipo de asesores, colaboradores o como le quieras llamar.

Y también desde el punto de vista de pedir ayuda cuando tenemos problemas.

Nos gusta intentar hacerlo todo por nosotros mismos. Es más, nos educaron para que no pidamos ayuda. Recuerdas el colegio, tú tenías que saber de todo, matemáticas, física, lengua, historia, saber dibujar, idiomas. Y más te valía no pedir ayuda a tu compañero de al lado (sobre todo si era el día del examen).

Pero fuera del mundo artificial que son los centros de enseñanza las cosas no funcionan así. No hay nadie que sepa de todo, querer hacerlo todo es hacerlo todo de forma mediocre y eso en el mejor de los casos.

No estoy diciendo que contrates un consejo de administración personal. Pero si ten uno. Puede ser totalmente gratis. En algunos casos puede ser un libro o un podcast, en otros casos puede ser un correo a un amigo o incluso o un desconocido. Recuerda que a mí me puedes escribir con lo que quieras si piensas que te puedo ayudar.

Las creencias sobre el dinero, nuestras limitaciones y el lenguaje

El séptimo y último error del que voy hablar hoy sobre nuestra educación financiera está relacionado con nuestro lenguaje interno.

Con lo que nos decimos a nosotros mismos y en muchos casos expresamos más o menos públicamente de forma inconsciente.

También todo lo que se refiere a nuestras creencias sobre el dinero. Sobre las creencias sobre el dinero daría para un podcast entero, no hablo de un capitulo sino de un podcast completo.

Todos tenemos nuestros sesgos y nuestras creencias. Algunas son ciertas y muchas otras no.

Cosas como pensar que el dinero es la fuente de todos los problemas, el dinero nos hace malas personas o que para llegar a rico es a costa de quitarle el dinero a los demás. Nos hace boicotearnos a nosotros mismos para no llegar a ser así.

En el mundo hay muchísimas buenas personas honradas y algunas despreciables. Da igual ricos o pobres. Simplemente el dinero es una palanca o un acelerador o un amplificador. Un idiota con 50 euros va hacer una idiotez de 50 euros y se enterarán sus conocidos. Pero con 50.000 euros, bueno con 50.000 euros digamos que saldrá en las noticias.

Y una cosa más

Conseguir la libertad financiera no es un camino fácil. La fórmula a la independencia económica la conocemos todos. Ahorro + Inversión + Formación

Pero por el camino existen muchos obstáculos, hoy te he contado algunos de los más comunes y los he agrupados en 7 tipos diferentes:

  1. Nuestros hábitos
  2. Las apariencias
  3. No pensar en el largo plazo
  4. Pensar en que nos merecemos tener cosas
  5. No dedicar tiempo a aprender y formarse
  6. No pedir ayuda
  7. Las creencias sobre el dinero

Todos los días debemos luchar para evitar caer en algunas de estas trampas. Ser conscientes de ellas nos ayudará a superarlas. Como puedes comprobar la educación financiera nada tiene que ver con el dinero sino en nuestros comportamientos y hábitos de vida. El dinero no es más que una herramienta, un objeto de intercambio.

Y esto es todo por hoy.

Si tienes alguna duda o sugerencia te puedes poner en contacto conmigo en quieroserrico.com/contacto o directamente en mi correo electrónico en hola@quieroserrico.com.

Un saludo y hasta la semana que viene

¿Quieres invertir tus ahorros de forma fácil, sencilla y sin tener que dedicarle horas y horas? Apuntaté a mi lista y descubrirás cómo.
*No hago spam. Ver Política privacidad Por cierto así invierto yo, haz clic aquí para descubrirlo 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Aviso legal, política de privacidad, cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar