46. Que es la deuda buena para ti

Aunque podemos tener muchos tipos de deudas diferentes hoy vamos a ver la tradicional clasificación de la deuda buena y la deuda mala. Y sobre todo que es la deuda buena para ti y que no lo es.

Ir a descargar

Recuerda que la deuda es solo una herramienta. Concretamente siempre se dice que la deuda es una palanca.

Una palanca es una herramienta que con muy poco esfuerzo podemos mover grandes pesos. Una palanca nos permite multiplicar nuestra fuerza. Es celebre la frase de Arquímedes :

Dame una palanca y un punto de apoyo y moveré el mundo.

46. Que es la deuda buena para ti

La deuda como cualquier otra herramienta es necesario usarla bien. Un martillo es la mejor herramienta para clavar un clavo, pero no te va a servir para cortar una madera.

 La deuda buena y la deuda mala según Kiyosaki

Por tanto es frecuente escuchar hablar de deuda buena y deuda mala. Pero la verdad es que la deuda no es ni buena ni mala, sino que depende como la usemos nosotros.

Cuando hablamos de tipos de deuda siempre se habla del gran Robert Kiyosaki. Para Kiyosaki la diferencia entre la deuda buena y la deuda mala es la siguiente:

La deuda mala es la que te quita dinero de tu bolsillo, la deuda buena pone dinero en tu bolsillo.

Simplificando un poco la deuda mala es toda aquella que usamos para nuestros gastos. Para irnos de vacaciones, comprar un coche, usamos la tarjeta de crédito en tiendas, etc.

La deuda buena es para invertir, es comprar activos (cosas que ponen dinero en nuestra cuenta corriente).

Pero esto no es suficiente. La deuda hay que pagarla, por tanto a los ingresos procedentes de tus inversiones hay que quitarle el pago de la deuda. Si el resultado es positivo, es mayor de cero es una deuda buena, pero si al final aun tienes que poner dinero de tu parte es una mala deuda. A esto tipo de inversiones se las suele llamar cocodrilos, porque cada mes le dan un bocado a tu cartera.

Recuerda: Nunca contraigas deudas para gastos. La deuda solo está destinada para comprar inversiones.

Si quiebras sin deudas solo perderás todo tu dinero, si quiebras con deudas perderás mucho más

Antes de entrar en más detalles sobre la deuda buena y la deuda mala recuerda, si tienes una inversión o un negocio y este va a la ruina y quiebra significa que vas a perder todo tu dinero, (Esto en el peor de los casos por lo habitual es que puedas recuperar algo, menos de lo que invertiste pero algo sí).

Pero si tienes deudas, las deudas las vas a tener que seguir pagando, al menos en España (en otros países esto puede estar más limitado y tus acreedores solo se van a poder quedar con todo tu negocio o tu inversión pero nunca con nada mas)

Una deuda es un riesgo extra

Por tanto debes tener en cuenta que tener una deuda es tener un riesgo extra.

Otra forma de ver las deudas es como un acelerante. Si todo va bien, la deuda te va a facilitar las cosas, si todo va mal la deuda hará que tus problemas crezcan más rápido.

Una buena deuda se puede convertir en una deuda mala

El mercado cambia, las situaciones cambian, puede que tu gran inversión te esté generando buenos beneficios que cubran el pago de la deuda. Pero un cambio en las condiciones puede hacer que de repente tengas una situación diferente.

En el apartado “y una cosa más” te cuento como una inversión rentable de repente se me convirtió en un cocodrilo que aún sigo alimentado todos los meses.

Los grandes profesionales apalancados también pueden quebrar

Los grandes profesionales e inversionistas también pueden tener problemas con la deuda. Algunos ejemplos son Richard Branson o Donald Trump

A poco que busques encontrarás información sobre cuando estos grandes empresarios tenían problemas con el pago de sus deudas.

Una frase famosa es la de Donald a su hija Ivanka cuando se cruzaron a un sin techo; ese hombre tiene mucho más dinero que nosotros

Te apalancas en el dinero de otros o en tus errores y falta de conocimiento

Recuerda que si vas a tenerte en deudas, que sean deudas de dinero con otras personas.

Nunca te apalanques en tus errores o tu falta de conocimiento. Esto es cuando no estamos muy seguros de una inversión. O no tenemos los conocimientos necesarios y para poder llevarla a cabo recurrimos a la deuda.

Te pongo algún ejemplo, como no sabes negociar o no sabes encontrar una buena propiedad decides invertir de todas formas. Y para poder invertir al final tienes que pedir más deuda de la necesaria.

Una de las principales reglas de las inversiones es que antes de invertir en activos debes invertir en ti mismo en tu propia formación. Tu formación y conocimiento es tu mayor activo.

La prueba de ello es multitud de personas que lo han perdido todo, se han arruinado y solo en cuestión de pocos años han recuperado todo su patrimonio. Esto es porque no perdieron lo más importante, sus conocimientos.

Y una cosa mas

Ha llegado el momento de contarte mi experiencia con la deuda mala.

Yo como mucha otra gente he tenido deudas, una muy destacada fue la compra del coche de la que era mi novia, hoy mi mujer. Eso sí fue una deuda mala.

Pero hoy no voy a hablarte de eso. Sino de mi primera y hasta ahora mi inversión más importante.

Mi primera inversión inmobiliaria

En 2011 llevaba varios años queriendo comprar una propiedad inmobiliaria para alquilar. Y en ese momento se presentó una buena oportunidad.

Hice los números, negocié un poco y al final compré un piso. Solo tenía que poner unos 5.000 euros. El resto era todo hipoteca.

Puse un anuncio para buscar inquilinos unos días antes de escriturar y el día que firme y conseguí las llaves ya tenía citas para enseñar el piso. En menos de 2 semanas ya estaba alquilado.

Del alquiler aun que quedaban unos 50 euros tras pagar la hipoteca. Tenía cierto margen para una posible subida de los tipos de interés (hice una hipoteca a interés variable porque en aquel momento los tipos de interés estaban a la baja)

En 2011, en mi zona los pisos ya habían bajado cerca del 50% en algunos casos. Las hipotecas eran complicadas, de hecho en muchos bancos me dijeron directamente NO sin ni siquiera poder presentar números. Pero el mercado del alquiler funcionaba muy bien.

Los problemas de mi deuda “buena”

Pero lo más duro de la crisis aún estaba por llegar. Entre 2011 y 2013 los precios del alquiler cayeron sobre el 30%. Y desde ese momento hasta hoy he estado metiendo dinero.

Ahora la situación está mejorando rápidamente pero aún no se ha recuperado.

Con este ejemplo te he querido contar como lo que en la teoría es una deuda buena, se puede convertir en algo que todos los meses que quita algo de tu cash flow.

Si quieres saber más sobre cómo invertir en propiedades inmobiliarias puedes escuchar el capítulo 23.

Y esto es todo por hoy. Mucha expertos en libertad financiera, especialmente los forofos de Kiyosaki, siempre te recomiendan que cuantas más deudas mejor. Algunos pocos te recomiendan evitar todo tipo de deudas, al estilo Dave Ramsey.

Yo ni una cosa ni la otra, creo que lo primero que necesitas son los conocimientos necesarios y después te puedes apalancar, pero empieza en pequeño.

Yo cuando hice esta inversión sabía que, con dificultad, podía pagar la hipoteca aunque no estuviese el piso alquilado. Y eso fue lo que me hizo decidirme.

Espero tus comentarios en ivoox, en el post del capítulo de hoy o en mi correo electrónico. Muchas gracias por seguir ahí una semana más

¿Quieres invertir tus ahorros de forma fácil, sencilla y sin tener que dedicarle horas y horas? Apuntaté a mi lista y descubrirás cómo.
*No hago spam. Ver Política privacidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Aviso legal, política de privacidad, cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar